LOS #TACO’S EN EL II FORO CIUDAD Y CIUDADANÍA.// ARK.

18033364_1130218043749776_5818098496287623609_n.jpg

#ArKenlacalle.// #TACOS.////// El próximo sábado vamos a realizar una intervención en el espacio público durante este evento, más adelante les daremos detalles, por lo pronto aparten la fecha. ¡Nos vemos en Texcoco! ///////
___

II Foro: Ciudad y Ciudadanía que se llevará a cabo los días 28 y 29 de abril en el área de talleres del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario y en el espacio público del monumento “Puente de los Bergantines”. Toda la comunidad de Texcoco está cordialmente invitada a participar en estas actividades. La entrada es libre.
____

#TalleresDeAcontecimientos #dosdebarbacoa #contodo #LaFondArK #UrbanismoTáctico #PatrimonioUrbano #PatrimonioyMemoria #PatrimonioySociedad.

DE LA CASA #117: El ROMANTICISMO EN LA COSTA DEL GOLFO: EL PASO DE CARL NEBEL POR EL TOTONACAPAN/ AGA.

Por Anael González Álvarez

Durante el Romanticismo, existió una tendencia a mirar al pasado. No solo por curiosidad o por la necesidad de un saber más amplio. Aquellos hombres no buscaban en los vestigios arqueológicos sociedades primitivas,  sino civilizaciones en su Edad de Oro. Carl Nebel no se sustrajo a esta fascinación, y se acercó a las antigüedades mesoamericanas con la perspectiva de quien busca en ellas los rostros de culturas verdaderas.// Leonardo López Luján

Introducción

El presente artículo tiene como objetivo principal exponer el estudio del tránsito de Carl Nebel por la Costa del Golfo a través de dos de sus litografías del Voyage pittoresque et archéologique dans la partie la plus intéressante du Mexique[1].

Con el fin de conocer el área que comprende el Antiguo Totonacapan, a partir de las manifestaciones plásticas que pertenecen a este álbum, como lo son las litografías de principios del siglo XIX.

Generalidades

Desde la historia del arte es posible comprender el Romanticismo de finales del siglo XVIII, como una contraposición a las ideas de la Ilustración, periodo del razonamiento humano anterior a este. El Romanticismo Europeo del Siglo XVIII al XIX, buscaba como objetivos principales el egocentrismo, la libertad, la introspección, lo interior a través del arte, la literatura y la música, con una mirada hacia el periodo Gótico. Rodeado del impulso vibrante de Delacroix plasmado en Dante et Virgile aux enfers de 1822 o en La Libertad guiando al pueblo de 1830, inmerso en un movimiento musical el cual poseían artistas de la talla de Ludwing van Beethoven o Frédéric Chopin, alemán y polaco respectivamente.

En este amplio contexto, el viajero alemán Carl Nebel cruzaba el incipiente territorio de la Nueva España, cuya magnificencia es ejemplo del portento del Nuevo Mundo, ante la expectante mirada de uno de los dibujantes costumbristas más sensibles de la época.

El Antiguo Totonacapan en el Voyage pittoresque et archéologique dans la partie la plus intéressante du Mexique de Nebel

Conocido castellanamente como Carl Nebel, se trató de un hombre notable de origen alemán. Quien fuera arquitecto, dibujante costumbrista e ingeniero nació un 24 de marzo de 1802, en Hamburgo-Altona de Holstein, Reino de Dinamarca y Noruega. Posteriormente Nebel fue reconocido por sus retratos y paisajes en México, además de representar fielmente muchos de los escenarios de las batallas de la guerra de la intervención norteamericana.

Los estudios universitarios de Nebel los llevó a cabo en la ciudad-estado de Hamburgo, siendo de su interés la arquitectura y la ingeniería, lo que lo llevaría a plasmar con delicadeza rigurosa los diferentes edificios prehispánicos vistos por el costumbrista alemán.

Estuvo fuertemente influenciado por el Romanticismo del siglo XIX, como mencioné anteriormente, temática que podemos ver claramente en sus litografías. En el álbum de litografías Voyage pittoresque et archéologique dans la partie la plus intéressante du Mexique (Viaje pintoresco y arqueológico sobre la parte más importante de la República Mexicana); somos testigos silentes de un pasado memorable del antiguo esplendor de México, obra que marca un hito en la vida del artista. Dicha obra estuvo integrada por cincuenta litografías y varios dibujos sin colorear. La mayoría de estos posee una introducción que fue escrita por Alexander von Humbolt. Muchos años después, nuestro costumbrista y retratista, materializa e inmortaliza varias de las escenas más importantes y representativas de las batallas de la primera intervención estadounidense en México. Este álbum litográfico fue impreso por primera vez en París en 1836.

En el primer periodo de estancia en México de Carl Nebel que abarcó de 1829 a 1834, fueron los años en que conoció la costa del Golfo, la zona volcánica central y parte de la costa del Pacífico. Fue durante este periodo que cruzó las calurosas tierras del Antiguo Totonacapan detallando con ardua labor, parte de ese pasado glorioso.

¿Qué nos dicen sus litografías acerca del Totonacapan?

De gran ayuda y fortuna es contar con las piezas de arte que materializan las litografías de principios del siglo XIX. Estos documentos son fuente inagotable de numerosa y valiosa información de primera mano, detallándonos ciertos aspectos de la vida cotidiana y religiosa de los indios de estas nuevas y desconocidas tierras para los conquistadores españoles y posteriores coleccionistas y viajeros. Así pues, es posible reconocer en estas litografías, algunos aspectos de la conformación cultural totonaca en este amplio territorio de la Nueva España, como la indumentaria y algunos edificios mesoamericanos emblemáticos.

Por otra parte, acerca de la personalidad e intensidad creativa y el interés vertido hacia la arqueología mesoamericana identificada en la obra del Viaje pintoresco…, Leonardo López Luján sostiene lo siguiente:  

“Para entonces, Nebel era ya un declarado amante de la arqueología mesoamericana. Durante sus primeros años de estancia en México, el pasado prehispánico había incidido vigorosamente en su espíritu creativo, y lo había motivado a plasmar en papel cuanto vestigio de la antigüedad se atravesaba frente a sus ojos”[2]

El autor propone que el primer acercamiento hacia la cultura mesoamericana de Nebel sucedió “[…] en la Plaza de Armas de la capital. Lugar donde habían sido exhumadas la Piedra del Sol y la Coatlicue en el no muy lejano año de 1790”[3]. Sin duda ponerse de frente ante cualquiera de ambos monumentos, incluso hoy día, imponen respeto y la sensación de rodearse de dichas magnas piezas en el antiguo Zócalo de México, debió de ser un suceso francamente increíble.

La Pirámide de Papantla: La Pirámide de Los Nichos de El Tajín

De acuerdo con López Luján el costumbrista alemán no tuvo éxito en conseguir recursos para llegar a Palenque. Debido a ello “[…] al joven arquitecto no le quedó más remedio que anunciar a la Societé de Géographie el 30 de diciembre de 1831, nuevamente por vía de Cochelet, que se retiraba en definitiva de la liza”[4]

Sin embargo, con cierta reticencia ante tal decisión, “[…] Nebel realizó una expedición a los densos bosques tropicales del Totonacapan veracruzano”[5]. A Carl Nebel le costó, en palabras de López Luján, 1200 pesos y una terrible enfermedad, no especificada. Sin lugar a duda, una decisión que lo puso de frente a lo que denominó como: La Pirámide de Papantla o como la conocemos hoy día: La Pirámide de los Nichos de El Tajín.

En la Costa del Golfo Carl Nebel logró visitar los sitios arqueológicos de Malpica, El Tajín y Tuzapan así también como el Puerto de Veracruz, el cual tenemos como la primera de las litografías de su álbum. El cual destaca por la posición en que se encuentra representado, desde el hotel actualmente conocido como el Gran Hotel Diligencias de Veracruz. Desde aquí se posee una panorámica del Zócalo de Veracruz en la que se visualizan a los Portales, el Ayuntamiento y la Catedral en primer plano, y algunas personas paseando por el lugar (Figura 1). Aun hoy día es posible ver una misma panorámica con ciertas modernidades. Por otro lado recorrió gran parte de la serranía de Papantla y lo correspondiente con la sierra de Puebla.

Veracruz Nebel.2(1)Figura 1. Veracruz. C. Nebel del. | Imprimé par Benard | Arnout lith. Full color lithograph with gum arabic. 20 x 34 cm. Beautifully lit view of Veracruz Plaza with carts, riders, and figures, background with ocean and ships. Fuente.

Para llegar a las cercanías de la ciudad prehispánica de El Tajín, Nebel tuvo que cruzar el río Tecolutla, venía directamente del noroeste, del sitio arqueológico de Malpica. A la llegada de Nebel a las inmediaciones de El Tajín “de inmediato ordenó cortar los árboles que crecían en torno a la Pirámide de los Nichos para elaborar la litografía más espectacular de su álbum”[6] (Figura 2). Carl Nebel hace de La Pirámide de Papantla, una de las litografías no nada más extraordinariamente bella, sino precisa y meticulosa, según López Lujan:

“Pintó una reconstrucción geométrica de la fachada oriental (sin desplomes ni faltantes, aunque con una escalinata), con el fin de que el interesado pudiera obtener medidas exactas de cualquier elemento arquitectónico a partir de la litografía”[7]

De tal exactitud y prudencia era dicha litografía que los nichos de esta pirámide, elemento arquitectónico que le da su nombre por lo que es la más relevante, “[…] emergen esplendorosamente de entre una exuberante vegetación, y se superponen con elegancia hasta casi alcanzar los 25 metros de altura”[8].

TajinNebel(1)Figura 2. La Pirámide de Papantla. | (Llamado el Tajin.). C. Nebel del | Lith. de Lemercier | F. Mialhe lith. Full color lithograph with gum arabic. 25.2 x 36 cm. Archaeological site with two seated figures in foreground. Fuente.

Indios de la sierra de Guauchinango: Los Voladores y el Árbol Florido.

En el Segundo Congreso Internacional de Investigaciones sobre el Mundo Totonaco participé con una ponencia intitulada “Reminiscencias del Totonacapan: la indumentaria en la época prehispánica, en las fuentes documentales, en la litografías y los textiles artesanales de Papantla de Olarte, Veracruz”[9]. Esta misma actualmente se encuentra en dictamen para la presentación de un compendio on line por parte del Comité Organizador de este magno evento en Lipuntahuaca, Huehuetla, Puebla. De la cual me permito comentar algunas referencias acerca de la litografía (Figura 3) que a continuación enunciare sucintamente. 

Debido a lo detallado en las litografías de principios del siglo XIX podemos reconocer las formas así como el uso de algunos colores o pigmentos naturales entre los indígenas de esta gran zona cultural. Como consecuencia de lo anterior es de inconmensurable valor tanto arqueológico como etnográfico, la fina obra litográfica de Carl Nebel.

No obstante la materia de estudio de Carl Nebel es la piedra, la arquitectura, la escultura. Sin embargo se ocupó de dejar testimonio de los indígenas de la primera mitad del Siglo XIX en la Costa del Golfo.

Aquí es posible identificar dos elementos, uno en primer plano y otro en segundo plano. En primer plano nos llama la atención a cuatro indígenas portando indumentaria tradicional y en el segundo plano el rito de Los Voladores. Es de nuestro interés centrarnos en ambos.

En el primer plano en esta pequeña porción de tierra se ubica un infante, dos mujeres adultas y un personaje masculino. Menciono a ambas mujeres, una se encuentra de pie y portando quexquemitl y falda en tono blanco con rojo. La otra mujer se encuentra sentada y su vestimenta es integrada por las mismas prendas, pero en colores azul y blanco, en el primer caso se trataba de los colores rojo y blanco. El adulto y el pequeño visten prendas semejantes, un sombrero pequeño y de forma semiesférica de color amarillo, camisas de tono azul, pantalones cortos de color blanco. Por otra parte el adulto sujeta un bastón mientras yace en la tierra descansando y visualizando nuestro festivo segundo plano. De este primer plano quisiera destacar el elemento iconográfico de “Árbol Florido”. Este elemento iconográfico se encuentra localizado en la parte inferior de la falda de la primera mujer indígena aquí representada, que se identifica como personaje principal, la cual se encuentra de pie. Este elemento es identificado por primera vez en estas tierras por medio de esta litografía[10].

Hacia el segundo plano es posible identificar el ritual del Palo Volador. Aquí es posible ver a un conjunto de hombres los cuales se encuentran sujetos de sus cinturas mediante una cuerda tensa a un círculo. Portan tocados, que al parecer se trata de penachos de plumas rojas. En su mayoría llevan una pluma de color verde o una rama de árbol en sus manos izquierdas, un par de ellos lo llevan en su mano derecha. Como indumentaria llevan solamente un maxtlatl o taparrabo de color blanco. En la parte superior se localiza un sujeto de pie y con un brazo alzado y el otro abierto. Este individuo esta sobre su pie izquierdo y su brazo izquierdo es el que está hacia arriba, siendo el derecho el que esta sobre su costado. Este individuo posee un tocado de plumas azules, mientras lleva un tipo de enredo masculino faldellín de plumas rojas. No porta accesorios u objetos musicales. Es posible visualizarlo en una actitud de franca danza.

NebelVoladores(1)Figura 3. Indios de la Cierra de Guachinango. C. Nebel del | Imp. Lith. de Lemercier, A Paris | Lehnert Lith. Full color lithograph with gum arabic. 30.7 x 39.8 cm. Native costume group with four barefoot figures lounging in foreground (two women, a child, and a man), middle ground shows six Voladores in mid-flight and spectators, city in far distance. Fuente.

Conclusiones

¿Cómo acercarnos a un pasado cuya transición de Mesoamérica a Nueva España es un tanto difuso? ¿Qué objetos podría darnos cuenta de la sociedad o de las gloriosas ciudades mesoamericanas ya abandonadas? En un territorio convulso por la conquista española, transitaron personajes cuya relevancia trasciende precisamente por diferenciarse de los aspectos bélicos o religiosos de esta ardua época.

Cuenta de ello tenemos la obra litográfica de Carl Nebel Habes. Alemán costumbrista, arquitecto y viajero, que retrató bellos paisajes mexicanos así como edificios enigmáticos de algunas ciudades prehispánicas envueltas en la espesa jungla o selva. Finalmente también materializó parte de la intervención estadounidense.

Sin duda la arqueología mexicana se encuentra en franca deuda con la figura de Carl Nebel, opinión encontrada con la de López Luján. Su detalle meticuloso y la estructura que presenta tanto para el caso de Tajín o Xochicalco, por ejemplo, son obras de arte legadas a muchas generaciones que podrían no llegar a conocer dichos recintos antiguos mesoamericanos, los cuales se encuentran amenazados por el turismo excesivo, el descuido de autoridades, por la escasez o recorte de recursos.

Las obras litográficas de Nebel nos acercan al Antiguo Totonacapan de principios del siglo XIX, cuestión que es relevante para comprender aspectos sociales y culturales de los indígenas de las “tierras calientes”. A través de una esplendorosa visión de Los Voladores y de la Pirámide de Papantla.

Si bien es cierto existen más litografías donde Carl Nebel retrata esta amplia zona costera, como aquella que pertenece a Tusapan o aquella que muestra una pequeña panorámica de Jalapa, la actual Atenas Veracruzana, por ejemplo, son objeto de una posterior entrega.

Bibliografía

González Álvarez, Anael Joanna. Reminiscencias del Totonacapan: la indumentaria en la época prehispánica, en las fuentes documentales, en la litografías y los textiles artesanales de Papantla de Olarte, Veracruz. Ponencia presentada en el Segundo Congreso Internacional de Investigaciones sobre el Mundo Totonaco, en Lipuntahuaca, Huehuetla, Puebla. Noviembre, 2016. En dictamen.

Sin nombre. Karl Nebel. El gran ilustrado del México Antiguo. Página web: https://www.mexicodesconocido.com.mx/karl-nebel-el-gran-ilustrador-del-mexico-antiguo.html Consultado: 15/01/2017.

López Luján, Leonardo, “Carl Nebel y la arqueología mesoamericana”, Carl Nebel: Pintor viajero del siglo XIX, Artes de México, n. 80, 2006, pp. 20-33. VISIT: http://www.mesoweb.com/about/articles/Arqueologia-mexicana-de-Nebel.pdf Consultado el: 17/01/2017.

Videos

Carl Nebel, litografía siglo XIX Historia de México. Portal Académico CCH. Consultado: 13/01/2017. https://www.youtube.com/watch?v=fWyWrdhVEqA

____

Notas:

[1] México Desconocido. “Karl Nebel. El gran ilustrado del México Antiguo”. https://www.mexicodesconocido.com.mx/karl-nebel-el-gran-ilustrador-del-mexico-antiguo.html (consultado el 15de enero de 2017).

[2] López Luján, Leonardo, “Carl Nebel y la arqueología mesoamericana”, Carl Nebel: Pintor viajero del siglo XIX, Artes de México, (n. 80, 2006): 20-33: http://www.mesoweb.com/about/articles/Arqueologia-mexicana-de-Nebel.pdf (consultado el 17 de enero de 2017).

[3] Ibíd., 24.

[4] Ibídem., 28.

[5] Ibíd.

[6] Ibídem., 30

[7] Ibíd.

[8] Ibíd.

[9] González Álvarez, Anael Joanna. “Reminiscencias del Totonacapan: la indumentaria en la época prehispánica, en las fuentes documentales, en la litografías y los textiles artesanales de Papantla de Olarte, Veracruz”. Ponencia presentada en el Segundo Congreso Internacional de Investigaciones sobre el Mundo Totonaco, en Lipuntahuaca, Huehuetla, Puebla. (Noviembre, 2016). En dictamen. 

[10] González Álvarez, Anael Joanna. Óp. Cit., 3-23.

____

Sobre la autora: (Veracruz, México – 1985) Arqueóloga por la Universidad Veracruzana con la tesis “El simbolismo en la indumentaria de la pintura mural prehispánica de Las Higueras” y maestrante de Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México, con el proyecto de investigación “Los sacerdotes de labios azules y tezcacuitlapilli de la pintura mural de Las Higueras, Veracruz. Una imagen a través del tiempo en Mesoamérica y el culto a Quetzalcóatl”. Sus cuestionamientos tienden hacia la comprensión más profunda del arte prehispánico, para converger en el discurso locativo de las capacidades artísticas de la Costa del Golfo y su inclusión e implicaciones a nivel Mesoamérica.

Ha participado como Asistente y Ponente en diferentes Congresos Institucionales a nivel Nacional sobre la Filosofía de la Ciencia y la Filosofía Antropológica, la Teoría en Arqueología, la Arqueoastronomía y temas referentes a la Montaña Sagrada en Mesoamérica y de Estudios mesoamericanos en general, en instituciones como la UV, la UNAM, la ENAH, el CIESAS-D.F., el CIDHEM, entre otras. Ha asistido a distintos cursos sobre Mitos mesoamericanos, Arte prehispánico y Arte Novohispano, en la UNAM, en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México y en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, respectivamente.

____

Versión para imprimir y descargar aquí //

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #117″. México 2017. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

¡TACO’S (Junta Informativa)!

#TACOS en #LaFondark.// En la Junta Informativa para los TAller(es) de aCOntecimientos by ArKeopatías.// Gracias a los chicos que nos acompañaron hoy.// Estamos listos para empezar esta nueva aventura. Pronto más noticias para todos los que se quieran sumar.//

junta-info-tacos

#Talleres #Acontecimientos #unaordencontodo #arkeoproyectos #arkséptimoaniversario #quieroprobar #contodo #delaquepica #demedos #paracomeraquí y #parallevar 

____

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons ReconocimientoNoComercialCompartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ México 2017. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

Fotogalería: Caminata histórica Papalotla – San Pablo Jolalpan.//

Caminata desde Papalotla, municipio de Papalotla, hasta San Pablo Jolalpan, municipio de Tepetlaoxtoc, con la compañía y explicación del profesor Julio Víctores, estudioso de la zona. Organizada por la Red Ciudadana Nodo 56, el proyecto Texcoco en el Tiempo y el colectivo La Nave de los Locos el pasado sábado 17 de septiembre de 2016.

____

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #107″. México 2016. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

DE LA CASA #84: LOS FUNERALES DE MAMÁ SHIBA.
 ETNOGRAFÍA DE UN FUNERAL EN UN PUEBLO DE LA SIERRA NORTE PERUANA/ WMC.

Por Wilmer Mejía Carrión

Dedicado a Sebastiana Lobato Vallejos, Mamá Shiba, mi abuela[1]

1. Introducción[2]

Desde épocas inmemoriales, la muerte ocupa un lugar especial en la vida de los habitantes de los pueblos andinos, se sabe que estos pueblos -en la época prehispánica- no consideraban la muerte como un final sino como una etapa más dentro de sus vida, las familias tenían las momias de sus muertos dentro de sus casas y cada cierto tiempo las sacaban a pasear, también se sabe que muchas veces estas momias tenían voz y voto en las decisiones familiares importantes, pues la familia le preguntaba –cual oráculo-  sobre ciertos asuntos a resolver. Todo esto acabó con la llegada y expansión de la religión católica en los Andes. Es así que durante la época colonial se imponen – gracias a los curas extirpadores de idolatrías en el siglo XVI – una serie de rituales importados de Europa. A través del tiempo los cultos católicos[3] prevalecieron en los pueblos andinos. Sin embargo es interesante constatar que ya desde hace varias décadas atrás los cultos católicos han estado en franco retroceso ante el avance de las sectas de origen protestante. Es por eso que el ritual católico es reconocido por muchos de los habitantes más jóvenes como antiguo. En este artículo se describirá el proceso funerario de la que en vida fue doña Sebastiana Lobato Vallejos, vecina del caserío de 7 de Junio dentro del distrito de La Libertad de Pallán[4], un pueblo ubicado en la sierra norte peruana,  en la provincia de Celendín en el departamento de Cajamarca. Nacida en 1931, hasta el momento de su muerte -en 2015- fue una de las personas más longevas del pueblo[5].

Más conocida como Doña Shiba por sus vecinos y conocidos- y por sus hermanos[6], hijos y nietos como Mamá Shiba-, a pesar de haber pertenecido – desde hace más de 30 años- a la Iglesia Adventista del día sábado[7], tuvo un funeral a la usanza católica tradicional del departamento de Cajamarca ya que sus 6 hermanos –organizadores del funeral- son católicos. Estos a su vez trajeron a su familia, hijos y sobrinos de diferentes lugares -como Chepén, Trujillo y Lima (en la costa) y Moyobamba (en la selva)- los cuales también pertenecen a la misma religión. Si no hubiera sido por eso, el funeral se hubiera llevado de otra manera, pues hubiera predominado la forma adventista[8].

Cabe mencionar que en el Perú el proceso de expansión del adventismo se remonta a 1898[9].Y en el caso específico de La Libertad de Pallán su proceso de expansión ya tiene entre tres o cuatro décadas y ha ido creciendo poco a poco a través del tiempo teniendo en la actualidad su propia iglesia dentro del caserío de 7 de Junio.

He dividido el ritual funerario en cuatro: velorio, entierro, velada de ropa y lavado de ropa. Realicé observación-participante pero no hice ninguna entrevista estructurada a los realizadores de este ritual ya que sentía que no era el momento adecuado para hacer una serie de preguntas que por las circunstancias probablemente hubieran generado cierta incomodidad[10].

2. Proceso del ritual funerario

En total fueron 6 los días -dentro de los cuales se dieron las cuatro etapas ya mencionadas- contados desde mismo el viernes 6 de noviembre (fecha de deceso) hasta el miércoles 11 de noviembre del 2015. El proceso culminó con el lavado y repartición de la ropa de la difunta entre familiares y amigos y con la promesa de volverse a ver para el próximo año para el Bota luto.

12476245_10207185669414568_1066278870_n

Gráfico N° 1: Etapas del funeral. Elaboración propia

2.1. El velorio 

2.1.1. Primer día

Hubo una especie de acuerdo entre ambos grupos el primer día fueron los adventistas los que empezaron y luego los católicos quienes al día siguiente llegaron temprano a la casa de la difunta para “ganarles a los evangélicos” por el peligro que estos se apropien de la ceremonia.

Aunque llegué el día sábado a las 11 de la noche, pude enterarme que los “hermanos de fe”- como ellos mismos se denominan – de la difunta habían iniciado la ceremonia desde el viernes, dando cánticos que estaban escritos en su himnario, un pequeño libro que contiene himnos y alabanzas que cantan durante sus ceremonias religiosas.

En contraposición, a la ceremonia católica- como se verá más adelante- el grupo que canta es mixto ya que está conformado por hombres y mujeres, además que estos- mientras realizan la ceremonia- no beben aguardiente- tampoco otro tipo de bebida- ni mastican hojas de coca. Lo que no variará- y lo que llamó poderosamente mi atención cuando ingresé por primera vez a la habitación- es que había un grupo de mujeres acostadas en el suelo con sus pequeños hijos al lado del ataúd el cual estaba sobre una mesa y rodeada de velas. Ellas acompañan a la difunta toda la noche, en ocasiones llorando fuerte y desconsoladamente. Una sobre un colchón mientras que las demás habían puesto sábanas y ponchos sobre el suelo y así poder echarse sin sentir el frío suelo de la tierra apisonada (Fotos 1 y 2). Cabe destacar que el pueblo está a aproximadamente a 3000 metros de altura sobre el nivel del mar. El orden dentro de la habitación se muestra en el siguiente gráfico:

12463439_10207185669494570_1120603072_n

Gráfico N° 2: Disposición de las personas cuando la ceremonia la realizan los adventistas. Elaboración propia

12476276_10207185668774552_510509782_n

Foto No. 1

12463689_10207185669054559_1676214654_n

Foto No. 2

2.1.2. Segundo y tercer día

Como se manifestó líneas arriba los católicos llegaron temprano a la casa de la difunta Mama Shiba, rápidamente se instalaron. A diferencia de los adventistas el grupo que cantaba estaba compuesto exclusivamente de varones entre los cuales pasaba de mano en mano el aguardiente y las hojas de coca las cuales se chacchan (mastican) ayudados por la cal depositado de un recipiente especial para este elemento denominado calero.

En el resto de las cosas era similar al día anterior, mujeres echadas en el suelo con sus niños y niñas, aunque en este caso había aumentado el número y por eso también las había hacia la parte de trasera de la habitación. Una de las hijas de la difunta que vino de Lima fue instalada en una silla bastante cerca al ataúd, parece ser que por ser mujer, ese era el lugar que le correspondía pues no podía sentarse en las bancas con los demás varones y por estar en Lima más de 30 años no compartía la misma costumbre de echarse en el suelo. Allí pasó toda la noche. Gracias a las colchas que le proporcionaron se abrigó y pudo conciliar el sueño – de esa manera acompañó a la difunta los dos días cada vez que la ceremonia se iniciaba-.

Observando estas actividades pude notar que la posición dentro de la habitación, está guiada principalmente por cuestiones de género, los hombres y mujeres forman grupos compactos diferenciados con actividades distintas. No vi a ningún varón (adolescente o adulto) echado con las mujeres en el suelo ni a ninguna mujer (niña, adolescente o adulta) sentada con los varones. La excepción se daba en los infantes varones, éstos podían echarse al costado de sus madres, quedándose a dormir, sin ningún problema. Así en líneas generales podría decirse que las mujeres echadas en el suelo lloraban y los hombres sentados en bancas se lamentaban cantando.

El “entierro cantado” en el cual los asistentes varones cantan a modo de contrapunto, es decir, que los asistentes se dividen en dos grupos, en un cuadernillo viejo están escritas las canciones señalando algunas estrofas en A y otras en B.  Por lo que pude notar la mayoría se sabía las canciones de memoria.

Mientras se cantaba se escuchaba el incesante golpeteo que hacían los hombres del calero para sacar la cal que mezclan con las hojas de coca chacchadas en sus bocas. El calero es un recipiente que consta de dos partes, la tapa tiene una especie de tubo delgado que sirve para sacar la cal que uno luego pondrá en la boca. (Foto 3)

12476241_10207185669174562_239366097_n

Foto No. 3

La coca y el aguardiente son fundamentales para los asistentes varones, aquí es donde nuevamente hay una división tajante en cuanto a los géneros, las mujeres no toman aguardiente ni chacchan coca, solamente toman en caso de algún malestar físico como dolor de garganta o de estómago. Más allá de eso, no hay mayor consumo de alcohol entre las mujeres durante la ceremonia[11].

Al finalizar a eso de las 5 de la mañana, todos se levantaron sin dejar de cantar reuniéndose alrededor del ataúd, cada uno tiene una vela prendida. En ese momento una de las hijas de la difunta se puso muy mal teniendo que ser atendida por otras personas, tuve que dejar mi observación para poder ayudar en su atención. Al final ella quedó fuera de peligro[12].

El orden de la habitación se muestra en el siguiente gráfico:

12483386_10207185669614573_2065622394_n

Gráfico N° 3: Disposición de las personas cuando la ceremonia la realizan los católicos. Elaboración propia.

2.2. El entierro 

2.2.1 Cuarto día

En la casa de la difunta se congregaron los familiares y conocidos, aproximadamente a las 9 a.m. Se da de comer a los asistentes[13]. Luego se procede a sacar el ataúd de la habitación (Foto 4). El ataúd se pondrá sobre dos bancas largas, se procede a amarrar dos troncos a los extremos más delgados del féretro y luego  después de un rezo se carga, el camino hasta el cementerio de Pallán es largo, hubieron varias paradas al menos 3 fueron rituales, en estas los cargadores flexionaron sus rodillas 3 veces en son de despedida del lugar donde pasó la difunta momentos de su vida, luego se ponía el ataúd en el suelo y se ponían a rezar uno de los lugares fue al frente de la iglesia que ella frecuentaba, otro fue al frente de la casa de uno sus hijos.  Dos descansos más se dieron para que los cargadores pudieran retomar fuerzas, aunque cabe mencionar que también hubo paradas cortas para que haya cambio de cargadores todos ellos familiares o amigos de la difunta.

12463635_10207185669134561_497520138_n

Foto No. 4

En cierto punto del camino un grupo de estudiantes – junto con algunos profesores-  de la escuela primaria del caserío dieron alcance al cortejo fúnebre y se sumaron a éste (Foto 5). Uno de los niños tenía una corona de flores en el cual había una tarjeta donde estaba escrito – con algunos errores ortográficos- que los alumnos y docentes del colegio se “aúnen” en sentimiento a los familiares y amigos de la difunta. El niño pasó a estar adelante llevando esta corona, hubo momentos en los cuales se exigía que los cargadores no vayan muy rápido pues los ancianos de la familia se estaban quedando atrás.

12483516_10207185669214563_1767016519_n

Foto No. 5

Dos de las hijas, tuvieron problemas, la primera (la de mayor edad entre sus hermanos) en cama en casa de la difunta[14] y la otra se desmayó en pleno camino rumbo al cementerio, según algunas personas, en otras ocasiones se han contado casos de muerte de uno de los deudos durante el proceso del funeral.

Esta última se recuperó gracias a los esfuerzos de una profesora que llevó a la persona en cuestión hasta la casa que la familia tiene en el pueblo y sobre todo a la hermana que mediante una serie de actividades médicas caseras logró despertarla.

La última parada- y la más larga – se dio dentro de la casa que se encuentra dentro del mismo pueblo de Pallán donde se encontraban ya los “hermanos de fe” de la difunta, los cuales ocuparon todas las bancas (Foto 6). Algunos católicos manifestaron entre ellos que los “hermanos” solo servían para criticar. Esta reacción se dio ya que al parecer los adventistas se adelantaron, en lugar de seguir el cortejo fúnebre ya estaban instalados en la casa del pueblo que también pertenecía a la difunta.

12459814_10207185669014558_751223537_n

Foto No. 6

Después de unos cuantos cánticos se sirvieron los respectivos “cafés”[15]  y panes a los asistentes, después de casi una hora se retomó la marcha hacia el cementerio, en el último tramo un grupo de familiares tomó un manta negra extendiéndola y cada uno de ellos (siete, seis mujeres y un varón)[16] la sostenían de los extremos mientras caminaban junto al ataúd. (Foto 7)

12468260_10207185669094560_660194055_n

Foto No. 7

Ya en el cementerio, hubo un conato de bronca entre dos de las personas asistentes que estuvieron en el lugar, parece que el aguardiente había hecho efecto, lo interesante para mí fue observar que nadie del pueblo intervenía- tal vez porque se considera normal este tipo de comportamiento-. Tuvo que intervenir uno de los nietos de la occisa –que vino de Lima- para detener la posible pelea.

Fueron tres personas quienes echaron tierra, todos ellos familiares. La tumba quedo sepultada por varios metros de tierra ahora descansando junto a su esposo quien falleció 10 años antes. (Foto 8)

12463875_10207185669294565_930584979_n

Foto No. 8

2.3. Velada de ropa

2.3.1. Quinto día

Se vela la ropa y las cosas personales de la persona fallecida, así en esta ocasión se velaron el bastón, el sombrero y la ropa. Se rellena una manta grande de color oscuro que me dio la impresión de asemejarse a una oruga echada en un colchón sobre la mesa en reemplazo del féretro. En esta ocasión ya no hay bancas y la habitación está vacía pues ya no hay gente como en los días anteriores.

2.4. Lavado de ropa

2.4.1. Sexto día

Al día siguiente se encuentran los familiares y conocidos que desean ayudar en el lavado de ropa, para esto se escoge entre toda la ropa que tenía la difunta (Foto 10) se va a un pequeño pozo de agua que se encuentra a unos cien metros de la casa. El pozo es un hueco en el cual llega agua gracias a un tubo de plástico que viene de una zona más alta trayendo el agua. (Foto 11)

12463759_10207185669254564_643595473_n

Foto No. 11

Cada uno de los diferentes familiares que asistieron se encarga de llevar y luego lavar la parte que se le dio en la casa. Lo que se considera inservible se quema, esto último no tanto porque sea tradición sino que es la mejor manera que consideran de deshacerse de la ropa.

No faltan los aprovechados (fueron dos, varones en este caso) quienes solamente llevaron la ropa y no la lavaron. Sólo la dejaron allí. No necesariamente la ropa que se lava será la que se lleve, la selección se hará después una vez que esté seca la ropa, en casa y con los hermanos presentes.

Una vez lavado todo las ropas se tienden sobre el pasto, por fortuna ese día no llovió, así que sólo se esperó unas horas (Foto 12)

12442998_10207185669454569_330173762_n

Foto No. 12

La ropa ya secada se recoge y se lleva nuevamente a la casa la mismas personas proceden a escoger que ropa que les gustaría llevarse hubo algunas quejas de dos de las hijas de que la difunta en vida no se ponía la ropa que estos le regalaban pero también me enteré por otra de ellas que algunas de las ropas no eran las adecuadas para ella y –al menos en parte- por eso no se las ponía, aunque de todos modos todo indica que la difunta prefería no ponerse la ropa que le mandaban y si usar y re-usar la ropa que ya tenía.

Una vez realizado todo este los hijos y familiares – sobre todo los hijos- están listos para iniciar una nueva etapa, satisfechos con todo el proceso, proceden a realizar una reunión entre ellos para ver las cuestiones de herencia además de quedar con los familiares a regresar para realizar, después de un año, el bota luto.

Ahora Mama Shiba descansa en paz.

____

Sobre el autor: (Lima, Perú-1981) Antropólogo egresado de la Universidad Federico Villarreal. Miembro del área de investigación del Instituto Cultural Ruricancho, el cual se dedica a la investigación y la difusión de la historia local y el patrimonio cultural y natural de San Juan de Lurigancho, distrito de la ciudad de Lima. Apasionando por la historia local y la literatura, escribe diversos artículos enfocados en el tema del patrimonio cultural para la Revista Virtual ArKeopatías. Tiene su propia pagina: yoamolaantropologia.es.tl donde trata de temas de antropología general.

____

Notas:

[1] Este artículo es en son de homenaje a la que en vida fue mi abuela. Aunque por la distancia, no pudimos convivir en la vida diaria como si lo hicieron algunos de mis primos, ella dejó una huella imborrable en mí por su cariño e incrementar mi conocimiento de las raíces familiares en los ocho meses que vivió en la casa de mis padres, en Lima durante este año.

[2] La salida al lugar a etnografiar fue intempestiva en menos de dos horas de preparativos tuvimos que partir desde Lima hasta Pallán, en un viaje – por tierra- de casi 24 horas. Al no estar planificado no hice la pesquisa necesaria sobre otros trabajos similares, es por eso que esta etnografía es sobre todo una descripción sencilla de lo ocurrido sin teoría de por medio.

[3] En muchos casos los rituales católicos se entremezclaron con elementos andinos lo cual dio a nuevas formas de culto. Esto fue tolerado por los curas extirpadores de idolatrías mientras veían que no iba en contra de la doctrina nuclear de la iglesia.

[4] Durante la época de régimen hacendatario (Desde mediados del siglo XVI hasta 1968), el catolicismo era la religión predominante y los más viejos aún recuerdan lo fastuoso de las celebraciones católicas lideradas por los hacendados, quienes usaban la religión como parte del control social sobre los campesinos.

[5] Ella era originaria de La Llica un lugar en el distrito de Bambamarca en la provincia de Hualgayoc. Llegó a La Libertad de Pallán cuando tenía aproximadamente 15 años.

[6] Al ser la mayor de los hermanos, ella fue la encargada de cuidarlos. Sus hermanos recuerdan con cariño como ella prácticamente los crió –junto con su madre-. Así lo mencionó uno de sus hermanos que termino diciendo: “ se ha ido una de las buenas”.

[7] Esto gracias a que tuvo una sanación milagrosa de una enfermedad que  hasta ese momento pareció incurable.

[8] Por su conversión en edad adulta, la mayoría de sus hijos no pertenecen a la iglesia adventista solamente dos (ambas mujeres), el esposo de una de ellas y los hijo(a)s de estos. El resto dice ser católico.

[9] “Fue precisamente en 1898 que se inicia la obra de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el Perú, con la partida del puerto de Valparaíso, Chile, de dos grupos rumbo a Perú”. Fuente: http://centrowhite.upeu.edu.pe

[10] A pesar de ya haber ido otras veces era la primera vez que conocía a mis tíos abuelos, organizadores del funeral. Entre otras cosas porque la mayoría de ellos no vive en el pueblo.

[11] He preguntado sobre el uso de estos elementos en lo cotidiano entre las mujeres fuera de este tipo de ceremonias y me dijeron que no es usual que una mujer chacche coca y tome aguardiente en contraposición a los varones (no evangélicos) que lo hacen continuamente.

[12] Hay que acotar que el Centro de Salud más cercano está entre 45 a una hora de camino a pie. No hay transporte público regular.

[13] Durante los días de funeral, una de las obligaciones de la familia de la difunta ha sido la preparación de la comida para los asistentes, para esto se mató una vaca propiedad de la difunta.

[14] Hubo inclusive quien ya mencionaban que habría doble funeral.

[15] Fue interesante constatar que “café” era una generalización para bebidas calientes como la yerbabuena. Nunca en la semana y media que estuve tomé una taza de verdadero café.

[16] Cuatro, eran hijas, una era una hija adoptada desde pequeña, otra era la nuera y el varón era uno de los hermanos.

____

Versión para imprimir y descargar aquí//

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #84″. México 2015. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).