#LasPrestadas: El turismo es peor para el patrimonio que las guerras

Por Rut de las Heras Bretín

nota patrimonio 1

Tres meses despues del terremoto en Nepal. la Plaza Taumadhi en el distrito Bhaktapur. / Bernardo Pérez

La negra lista de la barbarie está en lamentable y constante aumento: el arco de triunfo de Palmira, el templo de Baal -también en la ciudad Siria-, los iraquís museo de Mosul y esfinges de Nínive… Ejemplos recientes de la sinrazón de los ataques contra el Patrimonio Humanidad. La directora general de la Unesco, Irina Bokova, ha calificado como “intolerable” la destrucción de Palmira: “Cada uno de los ataques recientes nos insta a compartir todavía más el patrimonio de la humanidad, en los museos, las escuelas, la prensa, el hogar…”.

Sin embargo, las guerras no son el único, ni el principal factor que pone en peligro estos y otros lugares con excepcional valor histórico, artístico, arqueológico o arquitectónico. De los 802 sitios que forman la lista de patrimonio cultural de la humanidad, actualmente hay 30 que están en peligro. Antes de incluir a cualquier monumento o ciudad en este listado la Unesco realiza exhaustivos análisis sobre el estado de conservación. El documento que recoge las valoraciones de estos informes desde 1979 a 2013 concluye que los factores que más perjudican a los sitios patrimoniales son la mala gestión institucional: el desarrollo urbano descontrolado, las intervenciones y el uso inadecuado –como la sobreexplotación turística, este impacto ha pasado de un 8% de lugares afectados en 1985 a un 75% en 2013–, y otras intervenciones de la mano del hombre entre las que se encuentran, por ejemplo, los ritos religiosos, el vandalismo y los conflictos bélicos aunque estadísticamente en un porcentaje “insignificante”. Hasta 2013, los lugares destruidos por un ataque deliberado contra ellos habían sido 44. En la memoria colectiva se encuentra el hueco que los talibanes dejaron tras la destrucción de los colosales budas de Bamiyán (2001).

Hay cantidad de ejemplos de que el hombre continúa siendo un lobo para el hombre, para su historia y sus raíces. En la actualidad, la mayoría se encuentran en África y en Oriente Próximo, pero no solo ahí. Los edificios del puerto de Liverpool (Reino Unido), lugar desde donde partiría el submarino protagonista de la canción de los Beatles (aunque no oficialmente, el patrimonio inmaterial más importante de la ciudad inglesa) son patrimonio de la humanidad desde 2004. Fue uno de los centros más importantes de comercio marítimo en los siglos XVIII y XIX. En 2012 pasó a considerarse patrimonio en peligro por un proyecto en los muelles históricos que ampliará el centro de la ciudad, alterará el skyline, fragmentará y aislará –al menos de manera visual– las diferentes zonas del puerto. Ese mismo año también se deliberó sobre la torre Pelli en Sevilla. Un asunto que ha estado sobre la mesa en distintas ocasiones ya que se consideraba que el impacto visual de los 178 metros del edificio construido junto a la isla de la Cartuja afectaría a la catedral, los Reales Alcázares y el Archivo de Indias, el triángulo sevillano patrimonio de la humanidad. Finalmente se concluyó que “se evitarían desarrollos similares en el futuro de la ciudad hispalense”.

nota patrimonio 2

Turistas visitan el Machu Picchu. / Martín Mejía (AP)

La condición de sitio protegido por la Unesco no impide todas las intervenciones, las estudia y si no perjudican perennemente al lugar se pueden permitir. Aunque no siempre estas actuaciones llegan a ser valoradas por el ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos). Así, el pasado marzo la movilización ciudadana hizo que los organizadores del World Padel Tour retiraran la solicitud de realizar la competición en el anfiteatro romano de Mérida. Nada más saltar a la palestra la intención de realizar un torneo de padel en el edificio emeritense de 2.000 años de antigüedad, los grupos municipales de la oposición dieron la voz de alarma y distintas plataformas ciudadanas pidieron que no se llevara a cabo. Esto hizo que los organizadores echaran atrás su intención de celebrar allí el campeonato, incluso antes de que el comité de valoración diera su veredicto. La Unesco reconoce que si las intervenciones causan el menor impacto en los sitios y, sobre todo, si son reversibles se pueden utilizar. No son lugares vetados, son lugares protegidos y lo ideal es conciliar su desarrollo humano y económico con su conservación. Esto se debería tener en cuenta en sitios como el macizo de Machu Picchu (Perú), patrimonio de la humanidad desde 1983, en el que la sobreexplotación turística puede llegar a ponerlo en peligro. “Tiene exceso de visitantes en comparación con lo que puede absorber. Hay riesgo de deslizamientos de terreno”, explica Lucía Iglesias, miembro de sector de Relaciones Exteriores e Información Pública de la Unesco. “Hay que buscar vías de equilibrio para que esto no ocurra”. Como limitar las actividades que pueden realizar los visitantes, en las isla de Capri (Italia) están prohibidos los autobuses no residentes.

En el templo de Abu Simbel (Egipto), las autoridades decidieron modificar el entorno para soportar el impacto de las hordas de turistas que atascaban las carreteras de acceso y cuya respiración dentro del santuario -de más de 3.000 años- aumentaba la humedad y la concentración de dióxido de carbono facilitaba la formación de depósitos salinos en los muros. Para resolver los problemas de tráfico, se instauró la circulación en una sola dirección y para reducir la humedad y temperatura en la cámara funeraria se instaló un sistema de ventilación, creando así un oxímoron fruto de las necesidades actuales. Sergio Sánchez del Moral, investigador del CSIC y jefe del departamento de Geología del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, explica que en el patrimonio que se encuentra en medios subterráneos el impacto de las visitas es mucho mayor ya que sin ellas, en condiciones naturales, son ambientes muy estables.

nota patrimonio 3

Turistas dentro del templo de Abu Simbel. / © Mohamed Abd El Ghany / Reuter (REUTERS)

Potosí, la ciudad boliviana cuyo nombre es sinónimo de riqueza extraordinaria, está hoy lejos del estado que le dio ese significado. En el siglo XVI era un gran complejo industrial, el suministrador de plata del imperio español, materia prima del “dólar de la época”, los ocho reales –modelo del dólar estadounidense actual–. Iglesias compara las instalaciones, que siguen siendo explotadas hasta la extenuación, con un queso gruyère, lo que pone en peligro tanto el lugar como los que lo trabajan por riesgo de derrumbe. Esta sobreexplotación llevó a Potosí a entrar en la lista de patrimonio en peligro en 2014 debido a su actividad minera incontrolada y la insta a buscar otras maneras de desarrollo económico.

Contra las catástrofes naturales es más difícil combatir y son otros de los motivos por los que un lugar puede entrar en la lista de patrimonio en peligro. La ciudad de Bam (Irán) sufrió un terremotoen diciembre de 2003 que dejó en nada sus construcciones de adobe. Seis meses más tarde, entró, a la vez, en la lista de patrimonio mundial y en la lista de patrimonio en peligro. Así, un grupo de expertos evaluó los daños y se pusieran manos a la obra en la reconstrucción de la ciudadela, una de las muestras más perfectas y mejor conservadas de la arquitectura en adobe del mundo. Como la peruana Chan Chan, una ciudad precolombina de adobe -anterior al imperio Inca-, que por la fragilidad del material, la dificultad de su estabilización por las condiciones climáticas extremas -la zona ha sufrido un aumento de lluvias por el fenómeno el Niño- y se ha elevado el nivel de aguas subterráneas, unidas a los insuficientes recursos destinados a su conservación se ve abocada a permanecer en la lista de riesgo. En los últimos años el cambio climático no solo está afectando al patrimonio natural, también al cultural. La desertificación, las inundaciones, los cambios de humedad y de temperatura, así como los cambios de flora y de faunia afectan a los materiales de construcción.

El caso contrario al seísmo de Bam es el ocurrido tras el terremoto en Nepal el pasado 25 de abril. El patrimonio de Katmandú quedó reducido a escombros, pero el Gobierno nepalí no quiso que se les incluyera en el listado de patrimonio en peligro. Fueron técnicos a valorar los daños, pero no están incluidos. Hay países que asocian este listado con un castigo y “el espíritu de la convención no es tal”, insiste Iglesias. La lista en peligro no es una sanción, es una oportunidad, sirve, entre otras cosas, para movilizar efectivos y fondos, no solamente económicos y no solamente de la Unesco. No es una lista negra, es una lista ámbar que indica “¡ojo!, precaución”.

El puente que desunió

El único lugar que ha salido de la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad ha sido el Valle del Elba en Dresde (Alemania), 18 kilómetros de palacios, praderas, pueblos, el centro de la ciudad con monumentos de los siglos XVI a XX. Fue incluido en la lista de Patrimonio mundial en 2004 pero el Ayuntamiento de la ciudad sajona tenía planeado levantar un puente que uniera las dos orillas del río, una autopista que repercutiría en la integridad del paisaje. En 2005 se convocó un referéndum para que los ciudadanos decidieran y la mayoría votó a favor de la construcción. Aun así, se detuvo por la intervención de la Unesco. En 2006 este sitio entró en la lista de Patrimonio en peligro para perder definitivamente en 2009 la distinción de Patrimonio de la Humanidad y ganar una vía que aligeraba el congestionado tráfico de la ciudad.

Es la segunda vez que esto ocurría, la primera fue en Omán, cuando el Estado decidió reducir el 90% del espacio del Santuario de Oryx árabe, una zona con un ecosistema único, lo que le hizo salir del listado de Patrimonio Natural de la Humanidad.

____

Fuente: El País [http://cultura.elpais.com/]

#LasPrestadas: Felipe Criado: “La arqueología es fundamental para generar producto turístico”

Por A. Vilas

arqueólogo Felipe Criado Boado

Descubrir el pasado para entender el presente es una de las máximas de la arqueología, una ciencia “subjetiva” con una dosis aventurera pero también mucho de lectura y estudio, lejos de lo que nos mostró Indiana Jones en el cine. Uno de sus mayores representantes es el santiagués Felipe Criado Boado, director del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit) y profesor de la USC durante una década. Desde septiembre dirige además la Asociación Europea de Arqueólogos (EAA).

¿Qué supone para usted haber sido nombrado presidente de este organismo, que aglutina a arqueólogos de todo el continente?

Un honor por contar con la confianza de mis colegas de toda Europa y una responsabilidad por las obligaciones que supone ocupar la presidencia, algo que no es un cargo sino un servicio.

¿Qué papel tiene el organismo?

Promover el desarrollo armónico de la arqueología, apoyar a los arqueólogos de Europa y fomentar el aprecio del público por nuestra actividad y por el patrimonio.

¿Es la arqueología una ciencia objetiva?

De ningún modo. Es un conocimiento en muchos casos hipotético y condicionado por el contexto. Dicho esto, nuestra responsabilidad es producir un conocimiento lo menos subjetivo posible; “domesticar” la subjetividad.

El cine ha contribuido a idealizar su profesión pero, ¿qué hace un arqueólogo día a día?

En realidad somos profesionales que saltamos de la biblioteca al campo y del despacho al laboratorio. Utilizamos superordenadores, drones y complicados equipos topográficos a la vez que picos y palas.

¿Qué estudios se requieren?

En muchos países europeos el alumnado se gradúa en Arqueología, pero en España hemos sido incapaces de conseguir un grado propio y lo normal es acceder desde Historia. En el futuro, con la nueva reorientación universitaria y el traslado de la especialización profesional a los másteres, será cada vez más frecuente hacer Arqueología desde cualquier carrera. Conozco arqueólogos que son matemáticos, físicos, biólogos…

“Saltamos del campo a la biblioteca y usamos superordenadores y drones a la vez que picos y palas. Es una profesión que cautiva”

¿Está especializado en algún campo de la arqueología?

Principalmente trabajo en el Neolítico y Edad del Bronce, entre el 5500 y el 1000 a.C. para entendernos. Pero mi auténtica especialidad es la arqueología del paisaje, el estudio de cómo ha sido la relación humana con el medio. La arqueología se relaciona a me nudo con el pasado remoto.

Pero algunas veces vemos noticias arqueológicas que se refieren a momentos muy recientes…

La arqueología en realidad no es el estudio del pasado lejano, sino de los restos materiales de cualquier momento. Es frecuente, por ejemplo, que se hagan trabajos arqueológicos relacionados con la Guerra Civil o conflictos mundiales, con temas de memoria histórica, con procesos contemporáneos…

Usted también ha sido profesor de universidad. ¿Con qué parte se queda, enseñar o indagar?

Si no tengo más remedio que elegir, me quedo con la búsqueda de nuevo conocimiento. Pero las cosas nunca se pueden separar, no hay oposición entre enseñar y descubrir. Todo profesor sabe que se aprende cuando enseña y todo buscador sabe que no tiene sentido el hallazgo si no se socializa.

Parece dado a divulgar sus conocimientos, pues ha escrito 12 libros y 154 artículos científicos…

Es por lo mismo que acabo de decir. La investigación no se separa de su uso y aplicación.

¿Es Galicia una tierra rica en patrimonio arqueológico? ¿De qué época se encuentra más?

Galicia es muy rica por nuestra larga historia, la elevada densidad de población en muchos momentos y la diseminación del asentamiento. Se encuentra más lo más visible: castros y mámoas. Pero cada vez conocemos más y mejor el patrimonio de otras épocas, como del mundo romano y medieval. Cada vez hay más datos sobre los vikingos, por ejemplo.

¿Qué zonas son más propicias en la comunidad?

Aquellas que han tenido históricamente mayor densidad de población, como las Rías Baixas y, en general, las zonas costeras. Pero esto no es uniforme. Por ejemplo en el Neolítico, por el tipo de tecnología agrícola, las zonas más pobladas podían ser algunas zonas del interior y sierras.

¿Promovería una mayor actividad arqueológica en la comunidad?

Sí, por supuesto. No solo porque sirve para conocer mejor el pasado y patrimonio de Galicia, sino porque la arqueología genera nuevos productos y valores que, en un momento de crisis como el actual, sirven para ampliar la oferta turística, generar nuevos mercados y, ante todo, impulsar el aprecio del público por su memoria.

“Europa nunca tuvo puertas, siempre estuvo abierta a los movimientos de los pueblos”

¿Cómo ha influido la crisis en las inversiones arqueológicas?

De una forma desvastadora. En los últimos 25 años se había desarrollado un sector arqueológico que ha sido brutalmente golpeado por la crisis de la construcción y los recortes en la obra pública y privada. Además se han reducido los presupuestos destinados a la conservación del patrimonio arqueológico y la financiación de proyectos de investigación.

¿Hay algo que la arqueología pueda hacer para contribuir a solucionar los conflictos del mundo actual?

A lo mejor sorprende decir que sí. Supongo que desde cualquier actividad científica o profesional se puede colaborar en ese sentido, pero la arqueología en particular permite analizar desde la larga duración aquellos rasgos de la humanidad. Como ejemplo, en plena crisis de los refugiados, la arqueología muestra que Europa nunca tuvo puertas, sino que estuvo abierta a los movimientos de pueblos en todos los sentidos.

____

Fuente: El Progreso [http://elprogreso.galiciae.com/] Fotografía: La voz de Galicia [http://www.lavozdegalicia.es]

¿Por qué la Secretaría de Cultura es un riesgo al patrimonio?

Versión 2

Por Gustavo A. Ramírez Castilla

El pasado 8 de septiembre, el Ejecutivo federal envió a la Cámara de Diputados una iniciativa para transformar al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en una secretaría de Estado con las instituciones del subsector cultura de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Con ello, se pretende evitar —según lo expresó su titular, Aurelio Nuño— la trampa burocrática que le impide a la SEP atender adecuadamente a este amplio sector, y al Conaculta impulsar el desarrollo de las artes y la cultura con toda su fuerza.

Si bien su creación puede justificarse para mejorar la atención a la creación artística y a las diversas expresiones culturales del país, la manera en que la iniciativa plantea la administración de los monumentos arqueológicos, artísticos, históricos y paleontológicos es errónea porque retira autonomía técnica y administrativa al INAH y al INBA para ejercer las funciones que les confiere la Ley Federal de Monumentos, y pone en riesgo su integridad, sentando además las bases para su futura concesión a empresas privadas.

En el mismo tenor se encuentra la infraestructura pública cultural (museos, galerías, centros culturales, etc.) que, en conjunto, representa un vasto patrimonio con un atractivo potencial económico.

La iniciativa menciona que los ingresos por consumo de bienes y servicios culturales equivalen a 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y el nuevo informe sobre las industrias culturales y creativas Tiempos de Cultura, presentado el pasado 3 de diciembre por la Unesco, revela el interés de los gobiernos en el potencial económico de este sector, que recaba 3% del PIB mundial, por encima del total de la industria automotriz, y da empleo a 29.5 millones de personas.

Así, la tendencia de crear secretarías o ministerios de Cultura obedece a políticas económicas globalizadoras que buscan incrementar la producción y consumo de productos culturales, y no a la valorización de la riqueza y diversidad cultural de los pueblos a través de la educación.

Los políticos que han dictaminado la iniciativa ignoran el concepto antropológico de cultura, lo confunden con el de entretenimiento; a sus creaciones y productos, con obras artísticas, literarias y musicales, videojuegos, programas televisivos, etc., sin diferenciar sus cualidades, calidades y valores.

Para ellos, el valor es igual al precio, por lo que las creaciones culturales son tratadas como mercancías destinadas al consumo y generación de ganancias, y los creadores son confundidos con “empresarios” como Gutenberg o Leonardo Da Vinci, que fue un “contratista”, según afirmó Jorge Álvarez Maynez, un avezado diputado del partido Movimiento Ciudadano, el día que se votó el dictamen de la iniciativa en la Cámara baja. De acuerdo a este criterio, corresponde a los empresarios hacer cultura.

La investigación, conservación y restauración de monumentos y zonas de monumentos arqueológicos, artísticos e históricos son actividades científicas. En nuestro país, están reguladas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBA).

Los monumentos son creaciones de culturas antiguas, pero no tienen precio. Su valor es científico e histórico, siendo sus características más importantes su antigüedad y autenticidad, esencia que es alterada o destruida cuando su conservación o restauración son hechas por personas no calificadas. Un claro ejemplo es el de “El Caballito”, bronce cuyos valores históricos y estéticos fueron dañados irreversiblemente por quien confundió la pátina de su antigüedad con mugre.

La Secretaría de Cultura representa un riesgo para los monumentos arqueológicos e históricos en ese sentido, porque la iniciativa eliminó el control del INAH sobre éstos, dejando en libertad al futuro secretario para decidir, discrecionalmente, sobre los mismos.

También porque pretende impulsar el turismo cultural, y las zonas arqueológicas están en la mira de este nocivo negocio. La gran inversión del gobierno en megaproyectos para reconstruir con fines turísticos zonas arqueológicas como Monte Albán, Palenque, Chichen Itzá o Uxmal, alteró sus valores históricos. Su uso como escenografía para conciertos desvirtúa su vocación, su uso público, su función como museos y espacios educativos al aire libre y como testimonios históricos.

Casos lamentables también se observan en los llamados Pueblos Mágicos, en donde la reconstrucción e invención de fachadas, andadores y hasta tradiciones acabaron por alterar el entorno urbano auténtico y los vínculos sociales de muchos de ellos. Les robaron la magia que los hacía entrañables, convirtiéndolos en falsas escenografías que defraudan al turista ingenuo.

De ser aprobado sin cambios el dictamen de creación de la Secretaría de Cultura por la Cámara de Senadores, veremos florecer —para vergüenza de quienes la apoyaron— los espectáculos de luz y sonido y conciertos en zonas arqueológicas, el alquiler de museos y monumentos para bodas o negocios y la construcción de parques de diversiones sobre zonas protegidas, como en Cholula.

______

Sobre el autor: Gustavo A. Ramírez Castilla es arqueólogo e investigador del INAH en Tamaulipas, especialista en conservación y restauración de bienes culturales inmuebles y director de la Red Mexicana de Arqueología.

______

Fuente: CNN México http://mexico.cnn.com/opinion/2015/12/15/opinion-por-que-la-secretaria-de-cultura-es-un-riesgo-al-patrimonio

#ViernesdeBanquera / “No estoy en venta”

‪#‎ViernesdeBanquetera‬… ‪#‎NoEstoyEnVenta‬… bueno, depende para quién…// En la tercera foto se puede leer “…mi hermana fue la encargada de guiarnos por todos los sitios ya que ella es directora del Centro INAH de Yucatán.” ‪#‎noalasecretaríadecultura‬ // ‪#‎INAH‬ vs. ‪#‎SecretaríadeCultura‬.

12191535_117379268624800_5906727805678257596_n

Thalía en el Chac Mol

famosos_monumentos_thalia

#LasPrestadas: Qué son los “Pueblos Mágicos” de México y por qué todos quieren serlo.

151016015315_mexico_turismo_pueblo_magico_santiago_apostol_credit_624x351

Por Alberto Nájar

Es un círculo al que muchos quieren pertenecer. Pero sólo unos cuantos lo han logrado. Se trata de la categoría de “Pueblos Mágicos”, un grupo de comunidades mexicanas que han conservado su arquitectura original, tradiciones, historia y cultura. En principio se trata de una etiqueta para promover el turismo en esos lugares. Pero no es sólo eso. Pertenecer a este exclusivo club permite acceder a presupuesto para obras públicas y seguridad, por ejemplo. Eso es algo que muchos municipios necesitan en el país. Y por eso la designación causa polémica.

151016100718_taxco_mexico_624x351_afp_nocredit

Actualmente existen 111 Pueblos Mágicos. La mayoría fueron elegidos en el gobierno pasado (2006-2012). Especialistas dicen que no todos merecen seguir en esa lista, y que otros nunca debieron incluirse. Ya se trabaja en eso, le dice a BBC Mundo Alberto Colorado, director adjunto de Gestión de Destinos de la Secretaría de Turismo (Sectur). “Estamos evaluando. Va a haber pueblos que dejen de estar y otros serán amonestados”, explica.

Ganancias

De acuerdo con la Sectur, un Pueblo Mágico es una localidad que “a través del tiempo y ante la modernidad, ha conservado su valor y herencia histórica cultural”. El programa inició en 2001, y durante los primeros años de operación fueron pocas las comunidades designadas. Originalmente la idea era que los visitantes a algún centro turístico conocieran los pueblos cercanos, que generalmente se encontraban en condiciones económicas difíciles. Fue una manera de generar recursos para esas comunidades, y también de aumentar la oferta turística. Al principio las condiciones para alcanzar esa categoría eran contar con algún atractivo histórico o religioso, accesos carreteros y encontrarse cerca de otro destino más importante. También se solicitaba la cooperación de pobladores y comerciantes locales para dar un buen trato a los turistas. Hasta 2009 sólo 32 comunidades habían cumplido los requisitos. Pero después la cantidad aumentó hasta llegar a 83 en 2012. Otros 28 recibieron el nombramiento el pasado 26 de septiembre.

“No hubo mano negra”

Cuando un pueblo es designado como “mágico” los gobiernos estatal y federal se encargan de las obras que incrementen su atractivo, las que no tienen costo para la autoridad local. Por ejemplo, se pintan las fachadas de las casas, se da mantenimiento a los monumentos patrimoniales, mejora la red eléctrica y de drenaje.

151016015114_mexico_turismo_pueblo_magico_san_sebastian_del_oeste_credit_624x351

Algunos especialistas calculan que el turismo aumenta sustancialmente tras la designación. Por ejemplo algunos casos como el pueblo minero Real de Catorce en San Luis Potosí el incremento fue de 1.300%. En este escenario algunos ven otras razones para otorgar los nombramientos. “Se ha vuelto un tema político”, le dice a BBC Mundo Jorge Hernández, presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas (Femar). Pero Colorado, el director de la Sectur, lo niega. El nombramiento, dice, es resultado de cuatro procesos de análisis, que en el caso de las últimas 28 designaciones incluyó una convocatoria abierta en la que participaron 150 localidades. Estas comunidades debieron cumplir 10 requisitos –el doble solicitado a los primeros pueblos designados–, que incluyen manejo de residuos sólidos y planes de seguridad, por ejemplo. Luego se realizaron visitas a las comunidades. Y tras esta evaluación se aplicó una proyección económica para determinar el potencial a futuro de los pueblos aspirantes. “No hubo mano negra, todo fue transparente. Se privilegiaron las cuestiones técnicas sobre las políticas”, afirma el funcionario.

Privilegios

Sin embargo, algunos cuestionan el énfasis que se ha dado a los Pueblos Mágicos en los últimos años, por encima de otros atractivos. “En México tenemos 10 ciudades que son Patrimonio de la Humanidad y no se hace una promoción más fuerte”, recuerda el presidente de Femar. “Finalmente ofrecen más atractivos que un Pueblo Mágico”.

151016015007_mexico_turismo_real_del_monte_pueblo_magico_credit_624x351

Según Jorge Hernández, algunas de estas localidades no tienen instalaciones de hospedaje, lo cual limita la posible derrama económica que puedan obtener. Es parte de un proceso en marcha, insiste el funcionario de Sectur. Hasta hace poco el mayor atractivo de México eran los destinos de sol y playa, algo que ahora se pretende modificar. “Lo que hacemos es diversificar la oferta turística poniendo valor nuestrosatractivos gastronómicos, de naturaleza y de cultura”, explica. “Todo eso ofrecen los Pueblos Mágicos. Es cultura viva”.

____

Fuente: BBC Mundo, Ciudad de México. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/10/151016_mexico_pueblos_magicos_cultura_turismo_an?ocid=socialflow_facebook