DE LA CASA #133: UNOS OJOS ABIERTOS/ JJGG.

Por Juan José Guerrero García

IMG_5648

El hambre le dio tres toques en la panza para decir despierta, despierta.

Abrió los ojos, estaba oscuro, escucho como todos dentro de un pequeño jacal movían herramientas, Sus padres calentaban agua, sus madres envolvían la comida, lo jalaron del brazo, tiernamente lo sacaron del hogar.

El frío y los moscos son más recios cuando caminas cerca del lago y despiertas antes que el sol, tras mucho caminar al fin llegaron al terreno, el sol daba pequeños guiños, mientras él se quitaba las lagañas una de sus madres le llevó a arrancar hierba y juntar insectos para la comida, le explico que era importante tener todo limpio para aprovechar las crecidas del agua para la siembra, él recoge unos tallos secos de amaranto mientras los mayores perforan la tierra con varas puntiagudas, poniendo una semilla en cada oquedad.

Él no se aguanta  suelta la hierba y toma un poco de lodo para lanzárselo a una de sus hermanitas que también trabajaba, ésta se quejó primero, después le regresa el puño de lodo pero él lo esquiva, la niña toma otro poco para realizar la venganza, sin darse cuenta todo se volvió divertido, solo corren y se ríen, los padres y madres lejos de regañarlos disfrutan viéndolos jugar, se ríen con ellos, se recuerdan a si mismos, se extrañan.

Unos ojos abiertos al extremo, un sonido ensordecedor y la sensación de que la rapidez del corazón hacía mas lento todo a su alrededor, lo hizo voltear al norponiente donde se encontraba el gran volcán, ese cerro que al que cada veintena de los días le hacían una ofrenda de frutos, rezos, danzas y sangre, ese volcán que representaba al anciano portador del fuego eterno y que estaba al centro de los cuatro rumbos de tierra. Ese volcán que con un tronido expulsó de sí fuego y cenizas.

De pronto y sin darse cuenta todos estaban juntos como si una soga hecha de miedo los hubiera jalado de un tirón, los padres y las madres tenían los ojos fijos se miraban unos a otros buscando respuestas, ninguno las tenía.

Él temblaba se mantenía callado porque sabía que si bien de vez en cuando llorar hacía que los mayores lo atendieran y lo calmaran, ahora no tenía que llamar su atención , ahora tenía que dejarlos tomar una decisión rápida, ahora lo que tenía que hacer era no estorbar, quedarse quieto y colaborar con todo.

Uno de sus padres lo jaló hacia su pecho, lo abrazó fuertemente besó su cabeza y caminaron todos juntos de vuelta al jacal, rápidamente fueron en busca del anciano quien miraba pensativo al cielo, notó como el sol se arrepentía de salir pues las cenizas cubrían toda la bóveda, manteniéndola gris con algunos destellos rojos. De pronto el aire cambió de olor, algo raro había en el ambiente, quizá por eso las aves salían despavoridas los animales corrían hacia el lado opuesto, quizá por eso él quería correr también, convertirse en coyote y correr lo mas lejos posible hasta encontrar al sol y traerlo de vuelta quitando todas las cenizas.

Pese a la pestilencia, todos estaban afuera del templo, rezaban cantaban mientras el anciano se pinchaba la lengua con una punta de maguey, el aire cada vez olía mas raro por eso todos se apuraron a quemar Copal para alejar los malos olores, por eso todos danzaron con mas fuerza, por eso no les importó el frío ni respirar cenizas, por eso no les importó el cansancio, por eso no les importó el hambre, por eso no les importó que el anciano cayera, por eso no les importo la sed, así estuvieron trece días intentando convencer al volcán de quedarse tranquilo, de dejarlos vivir ahí.

Después de la primera trecena el cielo volvió a ponerse azul, el aire había recuperado su pureza, al fin todos pararon de danzar, al fin se permitieron comer. Las secuelas eran grabes muchos no pararon de toser, él tampoco, muchos estaban flacos por el hambre, él también, muchos estaban cegados por la ceniza, él no podía abrir sus ojos, de pronto sintió como una mano temblorosa le acariciaba la cara, escuchó como un llanto lo nombraba, sintió como un unas manos flacas lo cargaban y lo apretaban con fuerza, sintió como avanzaban , escuchó como un llanto le explicaba que el volcán lo había elegido, se dio cuenta del cansancio de quien lo cargaba, se dio cuenta de las rocas y los acantilados por los cuales pasaban aunque no podía ver, aunque le costaba respirar.

Al fin llegaron a un lugar muy caliente escuchó música, escucho cantos, sintió como unas manos lo cargaban temblorosas, cómplices, escucho llantos, escucho gritos, unas manos se desprendieron, después sintió un inmenso calor, después no sintió nada.

IMG_5645

El hambre le dio tres toques en la panza para decir despierta, despierta.

Abrió los ojos estaba oscuro, escucho como todos dentro de un pequeño departamento movían herramientas, Su madre envolvía una torta. Lo jalaron del brazo, tiernamente le pusieron el uniforme.

El frío y lo seco del ambiente es mas fuerte cuando te levantas antes que el sol, la aridez del pedregal, de esta lava seca  sobre la cual está construida su casa, el smog tempranero hacen un hueco en el estomago. Caminaron por la calle de Anacahuita hasta llegar al paradero de micros donde su madre le compró un atole de nuez antes de abordar la combi. Llegaron al fin a la escuela, su madre se despidió rápidamente  y se fue directo al trabajo. Ya adentro  todos los niños estaban formados para la ceremonia del lunes, una niña de su salón decía de memoria las efemérides de la semana, junto a él había una jardinera se le hizo fácil tomar un poco de lodo y lanzárselo a su amiga, ella lo esquivó con agilidad, sin embargo él no se salvó del castigo, lo pusieron a barrer la azotea.

Unos ojos abiertos al extremo, un sonido ensordecedor y la sensación de que la rapidez del corazón hacía mas lento todo a su alrededor lo hizo voltear al surponiente donde se encontraba el gran volcán, el Ajusco, el Xitle, ese volcán que hace tantos años hizo erupción cubriendo pueblos y ciudades enteros, cuyos pobladores (los que sobrevivieron) aprendieron a vivir junto al lento fluir de la lava. Hoy solo habían cohetones que anunciaban la festividad de San Miguel Ajusco, él miro impresionado y alegre, vio el cielo sonrió pensó que sería divertido subir por aquel cerro brincar las rocas, los acantilados se imaginó la fiesta, deseó que sus padres tuvieran tiempo de llevarlo sonrió un buen rato y siguió barriendo.

_____

Sobre el autor: (Ciudad de México – 1985) Arqueólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y Licenciado en Psicopedagogía. Colaboró con el Departamento de Protección Técnica y Legal de la Zona de Monumentos Arqueológicos de Teotihuacan. Trabajó en un proyecto de arqueología comunitaria en la misma zona arqueológica. Ha participado en diferentes eventos relacionados con el  patrimonio arqueológico en diferentes escuelas y foros. Sus principales intereses son el estudio de la ideología y el poder a partir de la arqueología, así como la participación comunitaria en la protección del patrimonio arqueológico.  Actualmente cursa la maestría en Museología en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM).

Contacto: ometuzco62@yahoo.com.mx

_____

Fotografías: Taller(es) de Acontecimientos (TACOS) / Sesión 3. Autor: Juan Tonchez

_____

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #133″. México 2018. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

REVISTA #ARK21 // URBANISMO Y ARQUEOLOGÍA

La espera fue larga para muchos, pero ha valido la pena, se los aseguro, pues hoy podemos hacerles llegar con mucho orgullo, la primera entrega del Número 21 de ARK Magazine, dedicada como bien saben, a recopilar experiencias de investigación, reflexión y análisis sobre las complejas problemáticas que presentan las zonas arqueológicas ubicadas en contextos urbanos en México y Latinoamérica, siempre bajo una postura crítica, libre, independiente e “insumisa”, que esperamos disfruten y compartan al leernos. En esta ocasión, sumamos artículos de México, Chile, Bolivia y Perú, lo que nos consolida, gracias a ustedes, como un medio con una fuerte presencia en toda Latinoamérica. Sin más giros, sean ustedes bienvenidos a la mesa para otra dosis de los Textos ArKeopáticos, a través de su ARK21 // Urbanismo y Arqueología [Volumen 1]

#quieroleer: https://issuu.com/arkeopatias/docs/ark21

PORTADA ARK21

____

Además, para esta edición implementamos el primer WORKSHOP dedicado al análisis de la relación entre Urbanismo y Arqueología, que se llevó a cabo los días 7 y 14 de octubre del 2018, en el marco de la presentación de la ARK21 y los Diálogos Insumisos que la acompañan.//

La intención fue construir un grupo de trabajo, discusión y análisis de las problemáticas urbano – patrimoniales de las zonas arqueológicas en contextos urbanos, en particular del entorno de la Zona Arqueológica de Cuicuilco en la Ciudad de México, por lo que invitamos a estudiantes y egresados de las carreras de Arqueología, Urbanismo, Arquitectura, Biología, Geografía, Diseño Industrial, Paisaje, Antropología, Museología, Restauración y demás disciplinas afines, a sumarse a este ejercicio de diseño participativo que tuvo como eje central el debate sobre la pregunta: ¿Hay una forma de construir una relación virtuosa entre estas dos realidades (la urbana y la arqueológica), que parecieran muchas veces antagónicas e irreconciliables?

La vocación multidisciplinaria del taller se desarrolló de una forma casi natural, cada uno de los participantes aportaron desde su experiencia y experticia al ejercicio de cartografía participativa propuesto en esta ocasión. Previamente los autores del número en cuestión, nos brindaron su particular perspectiva sobre este tema, abriendo una charla de la que todos nos quedamos con deseos de profundizar. En conclusión, coincidimos en la necesidad de continuar con este y otros ejercicios similares, por lo que les recomendamos seguir al tanto por nuestras redes del siguiente ejercicio.

____

¡Tenemos video! 🎥 // Les presentamos las incidencias de nuestros Diálogos Insumos convertidos en Workshop, el primer taller dedicado a analizar y desarrollar propuestas a las problemáticas de las zonas arqueológicas en contextos urbanos // ¡Escuchen, compartan y comenten!

____

Bonus Track: ¿Sabían también que tenemos en la revista una sección musical? Pues en esta ocasión curamos una selección especial para combatir el mal de campo y acompañar la lectura. Échenle un oido a esta muy citadina playlist y síganos también en Spotify.// ¡Súbele a la bocina! P.D. Estamos pensando hacerlas colaborativas, ¿cómo ven, le entran?

____

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías. REVISTA #ARK21 // URBANISMO Y ARQUEOLOGÍA. México 2018. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

FOLIO #1: RECORRIENDO SANTO DOMINGO (1era. sesión de los TACO’S)/ CDT.

Por Cristina Desentis Torres

Punto de encuentro: el mural de Metro C.U. Cierto es que en mis visitas a la ahora llamada CDMX acostumbro usar el sistema de transporte colectivo Metro, ese enredijo a veces subterráneo y otras a vuelo de pájaro donde en resumidas cuentas “hay de todo”. Esta ocasión fue diferente, pues la cita era en un rumbo que no frecuento: la estación Universidad. Dejé el andén buscando no una dirección o salida en particular, sino un mural, no sabía cuál ni en qué ubicación específica, pero alguno debía haber pues la referencia se hacía tan familiar como un domicilio conocido. Un clavado en la red: el mural “La universidad en el umbral del siglo XXI” (acrílico sobre tela; 55 m2), autoría del pintor Arturo García Bustos, fue inaugurado en 1989. En su parte central muestra el emblema de la Universidad, el cóndor y el águila; a la diestra sus grandes creadores y ejemplos de la labor científica y académica que ahí se gesta; y del lado izquierdo un recorrido por los periodos históricos más significativos que dieron lugar al estado-nación mexicano: la época prehispánica, el virreinato y el México revolucionario[1].

IMG_5137

Pues bien, ese día el nombre del mural quedó en incógnita porque la cédula estaba cubierta. Sin embargo, con el rato que estuvimos ahí es evidente que constituye un punto de encuentro, pues había varias personas esperando, muchas de ellas mirando sus teléfonos móviles, algunos sentados en el piso leyendo, otro más platicando. Para el pasajero que desciende en metro C.U., el mural es ese punto final de la estación donde se pueden tomar dos salidas, una hacia la UNAM y la otra hacia el Barrio de Santo Domingo. Tomando esta última, bajar a la calle es como muchas otras estaciones del metro donde hay paraderos de combis y micros con diferentes destinos…

IMG_5138

A través de “El Paso”

Tomamos una callecita corta y estrecha, popularmente conocida como El Paso. A través de este camino reducido y atestado de gente, vendedores y puestos de comida, se entra como tal al barrio de Santo Domingo. Hay mucho movimiento en la calle. Es medio día, domingo, día de mercado. Recorrimos calles asfaltadas donde los autos y micros se disputan el derecho de paso y plaza de estacionamiento, invadiendo las banquetas si es necesario. Las banquetas varían en anchura y cantidad de imperfecciones, y son escenario de diversas actividades del cotidiano: venta de comida, lavado de autos, bazares de fin de semana, etc. Aunque impera el gris de las construcciones, la mayoría habitacionales, esto se intercala con la típica anarquía cromática de los barrios mexicanos cuya formación y crecimiento obedece a una constante llegada de gente de fuera. Esta manera como se fue poblando el barrio, probablemente explique el curioso fraccionamiento de las cuadras, donde abundan privaditas o callejones sin salida. Como característica del barrio, las calles llevan nombres en náhuatl. ¿Por qué? Esta es una de las tareas interesantes a investigar.

banquetastacos 4ever

Con la protección de Yacatecuhtli: Día de mercado

Sobre las calles Copal y Jilotzingo recorrimos parte del mercado que se asienta los domingos sobre la vía pública con una amplia variedad de productos comestibles, ropa, flores y accesorios de todo tipo. La organización de los comerciantes se ve que lleva años y es muy buena, pues hay un orden en el derecho de piso, uniformidad en las estructuras de sus puestos y el color de sus lonas, y exhiben una manta con la leyenda “Unión de comerciantes en pequeño de baratas populares y permanentes A. C.” acompañada de un par de imágenes, una de Cuauhtémoc y otra de Yacatecuhtli, dios del comercio. Ni la Iglesia del barrio se salva de tener parte de su fachada tapada con la línea de puestos que se extiende sobre Jilotzingo, cosa que no impide los servicios religiosos. En las calles adyacentes algunos vecinos instalan bazares de segunda mano en sus cocheras o sobre las banquetas frente a sus domicilios, ampliando la oferta de productos. Un problema urbano que generan estas actividades es la reducción de las calzadas por la instalación de puestos y por ende un caos vial, ya que sobre el arroyo vehicular también van peatones, comerciantes moviendo sus mercancías, y especialmente para los micros se complica el paso por su tamaño.

nombres callesmercadopuestos aledaños

Privadas y nichos

Personalmente, hallé parte del encanto de este barrio en la cantidad de privadas que hay porque muestra un fraccionamiento urbano caprichoso y que me lleva a preguntarme por la relación que puede existir entre los vecinos de dichos espacios restringidos, los conflictos de su formación y la convivencia que provoca esta cercanía, así como la apropiación de ese pedacito de calle por quienes ahí habitan.

privadas

Por otra parte, la presencia de nichos resguardando diferentes santos o advocaciones marianas muestra la religiosidad de los vecinos, el culto especial a estas imágenes y la dedicación para preservar cuidadas y adornadas estas pequeñas moradas. Éstos tienen un carácter público, pues se hallan sobre las banquetas de calles grandes, muchos en jardineras que parecen aprovechar la doble función de adornar el espacio con vegetación, proveer sombra y además servir de marco para los nichos; vimos también un ejemplo colocado en el tronco de un árbol. Casi todos están ofrendados con flores, veladoras, e incluso resguardados con vitrinas, rejas y candados.

nichos

Preguntas que surgen a partir de estas bellas representaciones de la religiosidad popular son conocer más sobre las fiestas patronales del barrio, así como de los pequeños cultos, si son de introducción más tardía, y qué sector de la población (en cuando a edades, procedencia, etc.) se identifica particularmente con estas imágenes.

La fuerza de la colectividad

El tema del gasolinazo en toda la República sigue siendo actual y no fue extraño observar en el barrio de Santo Domingo diversas manifestaciones públicas en soportes varios contra esta medida federal a todos los niveles: desde propaganda de la que se cuelgan los partidos políticos, hasta organizaciones más formales y duraderas de grupos vecinales que desde hace varios años han peleado por causas diferentes en el afán de defender sus derechos y recursos, acciones personales y participación de colectivos.

gasolinazo

Hablando de muros…

Para mostrar un poco del colorido de este barrio y de las cosas positivas que puede hacer la gente para darle vida e identidad al lugar en donde vive, es interesante prestar atención a la multitud de bardas pintadas, unas sí con grafitis que legalmente han de considerarse vandalismo, pero también otras tantas con murales cuya iniciativa, permisos y ejecución debe ser interesante indagar. Los temas y estilos son variados, pero no deja de recordarnos la intención de hacer visibles ideas, deseos, preocupaciones o motivos que ponen de manifiesto esta necesidad de expresión de los habitantes y cómo hacerlo a través de formas plásticas. Sonará trillado, pero el arte sigue siendo una respuesta a muchos de los problemas sociales que atravesamos como país.

murales

____

Fotos: Juan Tonchez y Cristina Desentis.[1]: http://www.metro.cdmx.gob.mx/cultura/murlauniversidad.html

____

Sobre la autora: (Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 1985). Arqueóloga por la Universidad de las Américas Puebla (2011), ha participado en diversos proyectos, salvamentos y rescates arqueológicos en los estados de Oaxaca y Puebla. Coautora de ponencias en el XVI Congreso Nacional de Estudiantes en Ciencias Antropológicas (BUAP, Puebla, 2006), la 74th y 76th Annual Meeting of the Society for American Archaeology (Sacramento, California, 2009 y Atlanta, Georgia, 2011) y el VIII Coloquio Pedro Bosch Gimpera (UNAM, Ciudad de México, 2014). Labora desde 2007 en la Coordinación de Apoyo Arqueológico de la Universidad de las Américas Puebla en la ciudad de Cholula. Ha cursado diplomados y seminarios en el campo de la gestión cultural y usos públicos de la historia (CONACULTA, Taller Multinacional, Instituto de Estudios Críticos 17) en un creciente interés por la relación entre la producción científica de la arqueología y la historia, la memoria social y la política. Actualmente estudia la Maestría en Humanidades, línea formación docente en la Universidad Autónoma de Zacatecas, en el eje de Gestión del Patrimonio Cultural.

____

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Folio #1: Recorriendo Santo Domingo″. México 2017. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).