#Las Prestadas: Patrimonio son, ¿y en polvo se convertirán?

Por Marcela Nochebuena

Por un decreto presidencial del 26 de mayo de 1977, la cárcel de Lecumberri se convirtió en la sede del Archivo General de la Nación (AGN), aunque sería hasta 1982 cuando se inaugurara como tal. Dependiente desde 1918 de la Secretaría de Gobernación, cuando también obtuvo su nombre actual, el AGN es el órgano rector de la archivística nacional que custodia, ordena, describe y conserva valiosos documentos históricos de nuestro país, entre ellos el manuscrito de los Sentimientos de la Nación (1813) del insurgente José María Morelos.

Los documentos más antiguos que resguarda datan del Virreinato (siglos XVI-XIX), por lo que su importancia no sólo es reconocida dentro del territorio nacional, sino también allende sus límites dada la influencia española sobre otras regiones de América durante ese periodo. La diversidad de su contenido abarca desde la genealogía de una familia; los derechos de tierras o pueblos; la vida de un prócer, artista o gobernante; Constituciones e instituciones mexicanas, e incluso la historia de la penitenciaría que antes fue. Además, el AGN coordina el Sis-tema Nacional de Archivos, tarea con la que contribuye a que otros estados y municipios preserven su propia historia. Se ubica en Eduardo Molina 113 (entrada por Héroe de Nacozari), colonia Penitenciaría Ampliación, en la delegación Venustiano Carranza de la ciudad de México. Abre de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 hrs., y sábados de 10:00 a 16:00 hrs. Tel.: (55) 5133-9900.

Casonas en Reforma, el Súper Servicio Lomas o el edificio de la Antigua Octava Agencia de Policía son sólo algunos de los inmuebles con valor histórico o artístico que el Distrito Federal ha perdido por la ausencia de criterios claros para proteger el patrimonio arquitectónico de la ciudad.

En el Distrito Federal, las tres instancias con atribuciones para catalogar inmuebles, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), no tienen una política uniforme ni vinculante para garantizar la conservación del patrimonio arquitectónico.

“No hay un acuerdo donde el mismo edificio sea catalogado y valorado por las tres instancias. Para una, un edificio sí vale; para la otra, no. A veces coinciden las tres, pero son las menos”, resalta la cronista de Miguel Hidalgo, María Bustamante.

En respuesta a una solicitud de información, la Seduvi asegura que en su catálogo hay seis mil 244 fichas. Mientras que el INBA calcula un “estimado” de ocho mil inmuebles en la ciudad, de los que tampoco hay una lista sistematizada.

Polanco, una de las zonas con mayor valor patrimonial de la ciudad, ejemplifica la falta de coincidencia entre dependencias. De los 256 inmuebles con valor patrimonial enlistados en el Programa Parcial de Desarrollo Urbano, sólo 138 están catalogados tanto por el INBA como por la Seduvi, y nada más uno tiene la protección del INAH: la Hacienda de los Morales. En contraparte, hay 16 que el INBA sí contempla, pero no la Seduvi.

En Tacubaya, sólo 60 de 342 inmuebles de su Programa Parcial están catalogados por las tres dependencias.

Contradicciones legales

Expertos en conservación del patrimonio coinciden en que es urgente analizar y actualizar la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos que, publicada en 1972, cumple ya 43 años.

Lo más contradictorio de la ley  es que clasifica los inmuebles según su época, es decir, no pueden ser al mismo tiempo artísticos e históricos. Tampoco son consideradas las obras de artistas vivos. Y esto se debe a que, cuando se formuló la legislación, se contempló sobre todo la protección de la obra plástica y no de la arquitectónica, poco valorada entonces.

No sólo eso: el INBA informó que su Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico e Inmuebles apenas prueba un sistema digital que incluye investigación sobre obras y autores relevantes, para integrar el Catálogo Nacional de Inmuebles con Valor Artístico.

Así que con la ley actual no existe garantía de protección a los inmuebles del siglo XX, asegura el investigador de la Universidad Iberoamericana y especialista en conservación del patrimonio, Manuel Berumen.

La Seduvi ha intentado catalogar algunos de estos inmuebles, pero sin tener facultades para evitar su demolición. En el caso del INBA, tampoco hay una obligación, ya que sólo establece que cualquier intervención en sus inmuebles catalogados es “de interés” del instituto.

“El INBA dice que tiene (inmuebles) inventariados, pero no son Monumento Artístico. Ellos no pueden, legalmente, evitar que se demuela ese tipo de edificios. Y la Seduvi no tiene la capacidad legal para declararlos”, precisa Berumen.

Gabriela Lee, especialista en conservación, dice que el INBA puede tener un catálogo amplio, pero sólo ofrece protección real a bienes asentados en una declaratoria presidencial, por lo que Seduvi tendría que ofrecer una protección mayor.

“Hay un vacío legal, porque el procedimiento que realiza la Seduvi es que, si vas a hacer una obra, modificando alguno de estos inmuebles, tienes que pedir tu licencia de construcción normal, y sólo se necesita un visto bueno (dictámenes u opiniones técnicas) de la Dirección del Patrimonio Cultural Urbano”, explica Lee.

EJEMPLOS DE CONSERVACIÓN

En la República Checa, la conservación del patrimonio arquitectónico es un asunto que se toma con seriedad. Este país cuenta con el Instituto del Patrimonio Nacional, responsable del cuidado de todos los edificios, lugares y objetos históricos del país.

Esta dependencia declara inmuebles como patrimonio cultural si hay evidencia de que fueron relevantes para el desarrollo histórico o cultural de la sociedad, si son parte de manifestaciones de creatividad humana o si tienen una relación con personajes o eventos históricos.

Gracias a esta política, en la ciudad de Praga, siete edificios modernos se convirtieron en patrimonio cultural en el último trimestre de 2014. Además, 25 inmuebles fueron declarados patrimonio tan sólo entre julio y septiembre.

Javier Soria, investigador en Conservación y Reutilización del Patrimonio edificado de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), comenta que en la Ciudad de México, además de actualizar la ley, es necesario ampliar y fomentar los estímulos a los propietarios de inmuebles  y destinar recursos para su reutilización.

“Uno de los retos —resalta Javier Soria— es que veamos a nuestras ciudades como un patrimonio vivo,  y ahí es donde tenemos que concientizar a las personas de que es bueno conservar, por lo histórico, lo documental, pero también por el medio ambiente”.

Sólo en fotografía

Estos son algunos inmuebles que se han hecho polvo:

  • Insurgentes Sur 881. Colonia Ampliación Nápoles. Casa de tipo californiano de los años cuarenta, perteneciente a la familia Soladrero. Interesante por su trabajo de cantera.
  • Asturias 47. Colonia Insurgentes Mixcoac. Se autorizaron construcciones en los números 45 y 49, y el 47 desapareció. Catalogado por el INAH.
  • Carracci 30. Colonia San Juan. Inmueble habitacional del siglo XX.
  • Rubens 38. Colonia San Juan. Sótano de tres niveles. Ocupado como oficinas de escuela.
  • Holbein 67. Colonia Nochebuena. En el predio ahora se encuentra un edificio de seis niveles, anterior al año 2000, fuera del contexto patrimonial de la zona.

Sobrevivientes

Algunos Inmuebles con valor que siguen en pie:

  • Antes Penitenciaría de Lecumberri. Ahora Archivo General de la Nación.
  • Amado Nervo 25, Colonia Santa María la Ribera.
  • Hacienda de los Morales. Vázquez de Mella 525, Polanco.
  • Callejón Manuel Reyes Veramendi 12, San Miguel Chapultepec.
  • Cine Ermita, de Sordo Madaleno, 1950. Avenida Revolución 67, Colonia Tacubaya.
  • Antiguo Convento de San José de Tacubaya. Observatorio 94, Colonia Observatorio.

____

¿Qué hago si soy dueño de un inmueble que es patrimonio?

En caso de que quieras restaurarlo o rehabilitarlo, existen reducciones fiscales. El trámite se hace en Seduvi. Cualquier intervención, modificación o colocación de publicidad en el inmueble debe ser notificada a la Dirección del Patrimonio Cultural Urbano de Seduvi (los trámites están en línea). Ellos emiten un dictamen u opinión técnica.

____

Fuente: Patrimonio son, ¿y en polvo se convertirán? | Más por Más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s