DE LA CASA #86: MÁS QUE UNA PLAZA, MI CASA/ ANCT.

Por  Astrid Nayelly Cortés Torres

UD. DISCULPE JAMES BOND 27 MAR 2015

Vivir en la Ciudad de México no es fácil, cada día se vive una aventura diferente en el transporte público y privado, hay que esquivar ambulantes y aglomeraciones, trazar nuevas rutas evitando perderse en el intento, y cargando lo indispensable por si se es víctima de la delincuencia. Todo esto para llegar al trabajo, la escuela y la casa; pero ¿qué pasa cuando el trabajo, la escuela y la casa están en el mismo sitio, a unas cuantas calles?, a esto y más nos enfrentamos los habitantes del Centro Histórico de la Ciudad de México, que, aunque a muchos les sorprenda, el Centro Histórico no sólo es un lugar de comercio y diversión, también es el hogar de muchas personas.

Pero antes de hablar el día a día que se vive en este sitio, es importante mencionar algunos datos.

El 11 de Abril de 1980 se emitió la declaratoria federal sobre el límite geográfico de la Ciudad en el siglo XIX, correspondiente a 1,000 hectáreas, y se denominó como Centro Histórico de la Ciudad de México. Esta declaratoria estuvo vinculada a las excavaciones arqueológicas de Templo Mayor en 1978 y detonó en las primeras acciones de atención a la conservación en el sitio[1]. En esta declaratoria adquiere el nombre de “ciudad suspendida en el tiempo” como estrategia de conservación.

En 1985 tras el sismo de 8.1 grados en escala de Richter que afecto a la ciudad, hubo gran impacto en el Centro Histórico, resultando en la implementación de un plan de emergencia para la reconstrucción de viviendas y retiro de escombro, resultando en una nueva configuración urbana.

La importancia del Centro Histórico de la Ciudad de México también ha sido reconocida internacionalmente, al ser inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad el 11 de Diciembre de 1987.

Por lo general cada ciudad o localidad cuenta con una plaza o jardín representativo que funciona como punto de encuentro para distintas actividades sociales y en ocasiones recreativas. La Ciudad de México no es la excepción pues cuenta, sin duda, con la plaza más emblemática del país, conocida en distintas épocas como Plaza Mayor, Plaza de Armas, Plaza de la Constitución o Zócalo Capitalino.[2]

Desde sus orígenes ha sido el escenario privilegiado de diversos acontecimientos sociales, principalmente de dos actividades que a la fecha siguen estando presentes: el comercio y la fiesta. A lo largo del tiempo se han realizado también procesiones religiosas, desfiles militares y actos cívicos. Salvador Rueda Smithers lo refiere así “…el ruido del Zócalo descrito como circunstancias de historias de la ciudad, es la prueba de la larga respiración de una sociedad viva y de una urbe que, en el mismo sitio, con el mismo nombre y las mismas piedras, ha tomado distintas formas a lo largo del tiempo”.[3]

DESFILE 20 NOV 2013

Actualmente el Zócalo carece de cualquier otro elemento que no sea el asta bandera, pero esto no siempre ha sido así ya que en algún momento fue sede de un tianguis dividido en tres secciones: la primera para productos de primera necesidad, el segundo para artículos de lujo (el Parián) y el tercero que contenía artículos comestibles para la clase alta (el Baratillo); también albergo la estatua de Carlos IV (El Caballito, actualmente ubicado frente al Museo Nacional de Arte), un arbolado jardín y estación de tranvías.

En algunas ocasiones ha sido escenario de enfrentamientos entre granaderos y manifestantes, campamentos de profesores, punto de encuentro para manifestaciones estudiantiles, sede del “Grito de Independencia” y desfiles en el mes de septiembre y noviembre.

Es decir la plancha del Zócalo era ocupada eventualmente, lo que permitía que cualquier visitante o residente del Centro Histórico deambulara libremente en ella, buscando sombra en el asta bandera dependiendo la hora y alimentando con maíz molido a las aves de la ciudad.

DIA DE MUERTOS 29 OCT 2014

Previo al Plan de Manejo del Centro Histórico del 2011, en 1990 se crea el Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México. Organismo que en 2008 amplía sus acciones de recuperación del Centro Histórico para abarcar los ámbitos social, cultural y urbano, además de la conservación del patrimonio.

El INAH[4] por otro lado, en 2009 se constituye como la institución y órgano rector de las políticas y acciones encaminadas a la conservación, promoción y difusión incidentes en el Centro Histórico. A la par se crea la Autoridad del Espacio Público como una dependencia del Gobierno encargada de la recuperación del espacio público de la Ciudad.

En el año 2011 comienza la implementación del Plan de Manejo del Centro Histórico[5], que además de modificar usos de suelo, vialidades, plazas y jardines, ya se hacía mención del impulso del turismo y la economía de la capital a través de nuevas actividades y servicios.

De esta manera se opta por restaurar edificios emblemáticos, se impulsa el financiamiento para la recuperación de inmuebles abandonados y convertirlos en plazas comerciales para la reubicación y retiro del comercio ambulante.

Se recupera parte de la cromática original de los inmuebles, se rehabilitan plazas como Tlaxcoaque, la Aguilita y la Conchita; sin olvidar que calles como Francisco I. Madero y 16 de septiembre se convierten en peatonales y semipeatonales, a la par de la aparición de los corredores Regina, San Idelfonso, Alhóndiga y la Santísima.

NUEVO MOBILIARIO 6 FEB 2015

Una de las modificaciones más radicales fue en la Plaza Garibaldi, se demolieron sus arcos para emplazar un museo que hace unos meses fue reconocido como un error del proyecto[6].

Otros proyectos que se realizaron fueron en El Monumento a la Revolución con su elevador y la plaza de la República, además de la recuperación de la Alameda Central.

Como parte del Programa de Mejoramiento del Centro Histórico se retira el 80% del transporte público que atravesaba algún punto del Centro Histórico y en su lugar se introducen el sistema de transporte Metrobús y Eco bici, prácticos para muchos y para otros tantos no, ya que hay menos opciones para ingresar en auto y gran demanda de estacionamientos públicos.

Cabe mencionar que el servicio de Metrobús es insuficiente e inadecuado el diseño de los autobuses, ya que no contemplaron que la actividad principal del centro, es el comercio y muchos de los visitantes únicamente acuden a él para comprar sus productos y retirarse, por lo que era necesario otro tipo de diseño o medio de transporte.

Con lo que respecta al Zócalo, este no se ha quedado atrás con sus modificaciones, que a diferencia de las antes mencionadas, hoy es un espacio que sufre una reutilización constante, pues de ser un espacio libre y respetado, hoy es una explanada que funciona por lo que parece, al capricho del Gobierno de la Ciudad de México, antes Distrito Federal.

SEMANA DE LAS JUVENTUDES 11 AGO 2015

Dichas actividades son impuestas a costa del valor o significado que este espacio público tiene para la mayoría de los habitantes, o tal vez sólo para los que hemos presenciado varias de sus etapas, pero sea cual sea la postura estas actividades resultan como algo ofensivo y dañino para el mismo Centro Histórico y la Ciudad de México.

Seguramente para un visitante ocasional y ajeno al tema de la conservación no le causa mayor conflicto o preocupación el hecho de que “prostituyan” al mejor postor un espacio que es de todos, en el cual no requerimos ver nuestros impuestos mal gastándose en estructuras de un fin de semana o en toneladas de basura producto de publicidad y paseantes.

Pareciera que el acercar actividades a las cuales gran parte de la población no tiene acceso, es una acción bien intencionada por parte del gobierno, tolerándose y aceptándose, pues estos espectáculos lejos de ser un beneficio son simplemente una forma de controlar y entretener a las masas con cosas tan banales que el mismo pueblo paga con sus impuestos.

Anteriormente se llevaban a cabo ferias del libro, instalaciones de museos y actividades de carácter cultural más acordes a la sociedad mexicana, como la mega ofrenda donde hacían un concurso por ser la mejor e instalaban hornos para regalar pan.

Sin embargo eso ha cambiado y cada vez son menos estas actividades. En su lugar han llegado conciertos de cualquier personaje de la farándula, carreras de autos, pistas de hielo, pabellones de marcas conocidas e incluso locaciones completas para el rodaje de películas extranjeras.

JAMES BOND 27 MAR 2015

¿Qué está pasando en el Zócalo?, ¿en qué momento permitimos que una plaza cívica dejara de serlo?, ¿por qué si es un espacio de todos los capitalinos, nos prohíben deambular libremente por él?, ¿por qué el gobierno puede usarlo de estacionamiento y nosotros no podemos ir a manifestar una inconformidad?

Estas y otras preguntas me hago al recorrer y vivir día a día el Centro Histórico, ya que el contacto constante con el sitio en el que vivimos, sin duda crea un sentimiento de arraigo y nos hace más sensibles ante cualquier cambio o situación ajena que se presente.

¿Por qué no me voy a otro lugar?, porque esa no es la solución ante una problemática que nos compete a todos y como especialistas en temas de conservación, restauración y reutilización, es inaceptable dejar a un lado los espacios públicos que también sufren modificaciones y alteraciones como cualquier inmueble patrimonial.

____

Notas:

[1] Diario Oficial de la Federación. 11 de Abril de 1980.

[2] Zócalo. Revista Arqueología Mexicana No. 116. México, 2012.

[3] Ibídem.

[4] Instituto Nacional de Antropología e Historia.

[5] Plan de Manejo del Centro Histórico de la Ciudad de México (2011-2016). Gobierno de la Ciudad de México. México, agosto 2011.

[6] El jefe delegacional de Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, señala que la construcción del Museo del Tequila ubicado en Plaza Garibaldi es un error y busca su demolición; Miguel Ángel Mancera se opone. http://www.reforma.com

____

Sobre la autora: Ciudad de México, México (1989). Arquitecta egresada de la Facultad de Arquitectura de la UNAM en 2011. Originaria de Iztapalapa y actual habitante del Centro Histórico de la Ciudad de México. Ha colaborado como profesora adjunta en la materia de Aprovechamiento del Patrimonio Arquitectónico desde 2012 y como asesora externa en el Taller de Proyectos VIII en el año 2013 en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. También fue profesora adjunta en la materia de Desarrollo y gestión de proyectos para la conservación del patrimonio, asignatura de la licenciatura de Desarrollo y Gestión Interculturales de la Facultad de Filosofía y Letras durante 2013 en la misma universidad. A partir de 2012 se dedica a la realización de proyectos arquitectónicos relacionados a la intervención y conservación del patrimonio construido en la Ciudad de México y Estado de México. Se considera defensora e investigadora aguerrida del Centro Histórico de la Ciudad de México. También es bailarina de danza folclórica desde 2003. Actualmente estudia la maestría en Reutilización del Patrimonio Edificado en la UAM, unidad Xochimilco.

____

Versión para imprimir y descargar aquí //

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento – NoComercial – Compartir Igual 4.0 Internacional License, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #86″. México 2015. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s