DE LA CASA #2: CENTRO HISTÓRICO, LA FRAGMENTACIÓN DE NUESTRO PATRIMONIO/ YM.

num2

Por Yolanda Morales

Si alguna vez has caminado por las calles de este emblemático espacio cósmico, también llamado crisol cultural, sin agachar la mirada como de quien se avergüenza de su presente, pues proviene de un pasado indigno; sino con el tiempo y los ojos de aquel niño que por vez primera visita el mundo, aún hayas caminado de prisa, si por un momento te detienes a observar cualquier detalle y te permites imaginar que cada pieza de este lugar, ha sido testigo en apariencia mudo, de algún evento en la vida de este nuestro México, puedas apreciar la magnificencia del lugar que arqueología, virreinato, modernismo, barroco, la bellas artes y el tiempo que corre convergen aquí.

Colonia guerrero B

O quizá como a mí, te sucede, que en tu niñez recorriste las calles por alguna situación u otra y hubo un je ne suis pa entre esos muros patinados y tu interior, aún seas un peatón que por casualidad las transita o laboras justo ahí, a pesar de tener un conocimiento precario o básico de arquitectura, te maravillas con semejantes palacios como lo hiciera en su momento Charles Latrobe (a quien verdaderamente se le debe el adjetivo de Ciudad de los Palacios, -aquí el libro en el que plasmó su enorme impresión al pasar por este país: The Rambler in Mexico-) y exclamas lo bellos que son sin importar si son palecetes o habitación común, es ahí cuando valoras el pasar de los años y la manera en como han superado fenómenos naturales, como el terremoto de 1985 les hizo lo que el viento a Juárez.

Pero ¿Qué me dirías, si te comento que todo esto, que emana historia y experiencia, al igual que un anciano en esta sociedad de uso y desecho, toda esa experiencia y belleza se considera, no digno? Si el inmueble no pertenece a la élite de “inmuebles de gran valor” y es sólo un fragmento del expectante contexto, la obsolescencia llega, y aún sea parte de un conjunto patrimonial, es más conveniente contribuir a la ruina absoluta y la posterior demolición, dando paso a el “aquí, alguna vez hubo” y se convierte en una mutilación que dará cabida a necesidades de la inmediatez.

Si bien es cierto que la movilidad de la ciudad dicta necesidades especificas como la prontitud, el glamour y la exactitud de cada movimiento que se ejerce, quizá por ello algunos ven como un gran obstáculo el enfrentarse ante un “simple” inmueble que mas que una oportunidad es la indudable agonía económica y para mas “inri” dirían en España, la bendita burocracia que es la piedra en el zapato de nuestro país. Pues para quien no está familiarizado con el tema, antes de siquiera tocar con un pincel los muros de algún monumento catalogado, como inversionista DEBES pasar por muchos trámites que en el más simple de los casos te permita sólo cambiarle el color, ahora bien, pensar en habilitarlo para un uso extraordinario para el que fue edificado es proyectar tu expectativa de inicio de obra a la “n” potencia, y traducido a lenguaje económico es, hacer una inversión bajo la especulación de una respuesta negativa, cuyo déficit haga de ti un apostador con viras a los números rojos mas grandes que hayas visto, antes de iniciar una obra. Lo que a muchos inversionistas deja nada deseosos de presentar propuestas de mejoramiento urbano.

Artículo 123 B

Claro está, que las reglas deben normar para la protección y salvaguarda de nuestro patrimonio, y en varios casos debe aceptarse han sido acertadas las actuaciones con base en ellas, pero lo que dicta un camino no debería convertirse en el calvario de los que apuestan por aportar mas que restar.

Dichas normas sirven de “manto protector” para que las rondas de rapiña no ataquen desmedidamente, sin embargo debiéramos plantearnos la incógnita de, a qué grado esa manta se ha convertido en ocasiones en una malla electrificada para algunos y para otros, esa malla “extrañamente” presenta fallas dando carta abierta a que violaciones tan indignantes se sucedan, y transgredan los derechos de sus habitantes y con ello su contexto, su calidad de vida, a nivel psicológico su tranquilidad, la economía familiar y hasta el impacto ambiental y el económico del país (pues en los casos mas desafortunados como bien es sabido, la inversión extranjera sin manufactura nacional es la mas beneficiada).

Es precisamente en esos recovecos de plena libertad corruptible que impera por desgracia en nuestro país, que podemos tener casos tan indignantes como el de la Plaza Alonso García Bravo en la zona de la Merced, al oriente del Centro Histórico [de la Ciudad de México], donde diversas posturas y factores hicieron posible, el desalojo forzado de los habitantes de este inmueble, catalogado, y evidentemente rescatable y que hagan lucir a toda costa que es mas fácil borrar del mapa algo, que pensar en promover la participación en conjunto, quizá suene utópico pero en mi experiencia involucrar a los participantes en lugar de excluirlos trae mas beneficios y con enormes alcances, que dejarlos al margen y crear hostilidad social.

bucareli B

No estoy en contra de los museos y nunca estaré, soy asidua a ellos y por supuesto los promuevo, empero en algún punto, creo que debe caber la congruencia en alguien e incentivar que en lugar de llenar nuestro centro histórico de zonas culturales a los que escasamente se les apoya económicamente pues la educación en nuestro país no es tan fortalecida como debiera, se impulsaran las inversiones con objetivos de reactivación en todos los aspectos, quizá muchos juzguen como una locura lo que diré, pero quien más ha promovido este tipo de movimientos de enorme impacto es Carlos Slim, pues si hacemos una comparativa de cómo el centro histórico se fue deteriorando y a raíz de su impulso económico dentro de su propio país, de manera paulatina ha emergido el fénix. En varias ocasiones escuché opiniones tan diversas respecto a este punto, en las que abundaban posturas de indignación, debido a que el hecho de que el centro histórico este en manos de un extranjero, parece espantoso, y en otras en las que me hallo partidaria en un punto de considerar que su intervención es oportuna, y que seguir en la espera de que una fuerza divina haga las transformaciones que él ha logrado se lleven a cabo, yo opino que es mejor tenerlo en el medio con sus aportaciones que sin ellas, ojo no todo lo que se desarrolla es muy acertado en varios campos y con ello no quiero declararme fanática sino agradecida, pero caray algo esta pasando en el Centro, que su visión ha hecho que el gobierno se muestre interesado y vea que la inversión no está tan descabellada.

No con ello quiero tajar en que solo él tiene el poder absoluto, como profesionales y sociedad podemos ser partícipes, mirándolo desde la perspectiva del arquitecto pro-sustentabilidad que soy, ya hemos devorado mas terreno del que podemos masticar y los costos son muy altos./ YM

___

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons, Atribución-NoComercial 2.5 México, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #2″. México 2014. https://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

Un comentario en “DE LA CASA #2: CENTRO HISTÓRICO, LA FRAGMENTACIÓN DE NUESTRO PATRIMONIO/ YM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s