Sergio Arroyo sale del INAH y regresa Teresa Franco

ALR_Conaculta-c-440x273

Columba Vértiz de la Fuente

MÉXICO, D.F. (apro).- El etnólogo Sergio Raúl Arroyo fue sustituido como director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por la historiadora María Teresa Franco, quien ya había sido titular de esa institución de 1992 a 2000.

En un comunicado, la Secretaría de Educación Pública (SEP) no aclara las causas de la separación de Arroyo, pero en varios medios se destaca que se debió a “diferencias institucionales”. Tampoco el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) hizo precisiones, sólo resaltó que su presidente Rafael Tovar y de Teresa dio posesión a Franco.

En entrevista, Franco dijo a Apro:

“Los grandes temas que ocupan esta instancia constituyen para todos aquellos que participen en ella una pasión, una vocación, y nuevamente se me da la oportunidad; sabemos que el INAH es una de las mayores instituciones culturales con las que cuenta el país y debe enfrentar muchos conflictos.”

Comentó que Arroyo es una persona a la cual estima mucho:

“Trabajó conmigo de 1992 al 2000 en la Secretaría Técnica del INAH. Es un apersona muy seria y un gran conocedor de la cultura mexicana.”

–¿Espera las críticas de por qué regresa al INAH?

–Seguramente… Estoy acostumbrada a escuchar. Hay críticas que enriquecen la vida, hay crítica que hay que escuchar también como pasiones, hay críticas sin fundamento. Yo creo que toda la actividad pública merece la crítica y espero que las propuestas a nombre del instituto sean suficientemente convincentes para que también tengan una palabra aquellos que no estén de acuerdo con la priorización de las tareas de la dirección.

Arroyo, a quien se le buscó y no hubo respuesta, también tuvo complicaciones en su primera etapa como director del INAH con Sari Bermúdez, quien fungía como presidenta de Conaculta.

En ese entonces el etnólogo expresó que esa instancia mantuvo sometido al INAH. Y Arroyo renunció porque ella “quería incidir o modificar los programas relacionados con la antropología, arqueología, todas las áreas académicas”.

El 31 de marzo de 2005, Arroyo entregó su renuncia al exsecretario de Educación Pública, Reyes Tamez, “por los múltiples desacuerdos” con la titular del Conaculta, “que muestran la falta de respeto de esa instancia a la autonomía del instituto”.

Negó entonces que el detonante fuera la construcción del Wal-Mart en el municipio de San Juan Teotihuacán, en las inmediaciones del sitio arqueológico; a decir suyo, los conflictos con Bermúdez comenzaron cuando el Ejecutivo federal intentó ceder el Antiguo Palacio del Arzobispado a la Iglesia en 2003, a lo cual el etnólogo se opuso.

En enero del año pasado, en su segundo periodo al frente del INAH, Arroyo fue recibido con acusaciones sobre irregularidades en la construcción de una Bodega Aurrerá (antes Wal-Mart) en la zona arqueológica de Teotihuacán en 2004.

En entrevista con la reportera Judith Amador para la revista Proceso, Sergio Raúl Arroyo refutó los “infundios” que “han saltado de un lugar a otro, me parece que irresponsablemente”, y salió al paso frente a un problema “que prefiero identificar y conforme a mi derecho saber cómo responder”, por lo cual puso en manos de la Procuraduría General de la República (PGR) toda la documentación para una investigación.

Entonces dijo que las “acusaciones e infundios” que atribuyen la liberación del terreno para construir una tienda de la cadena Wal-Mart en el perímetro “C” de la Zona Arqueológica de Teotihuacán, en el Estado de México, son resultado de una lucha macroeconómica y no de supuestos sobornos recibidos por él a título personal o como donativo para el INAH, al cual dirigía desde el pasado 7 de diciembre.

El diario estadunidense The New York Times destapó los escándalos de corrupción de la cadena transnacional. Arroyo, también doctor en antropología y arte, entregó a la PGR y a la Secretaría de la Función Pública (SFP) el expediente sobre el caso de la construcción de una Bodega Aurrerá para que investigaran y, en su caso, confirmaran lo que se dijo desde 2004, cuando dirigió por primera vez al INAH:

Que cuando Antropología recibió el expediente con el proyecto de la empresa, ésta ya contaba con los permisos exigidos a centros comerciales: licencias de operación y sanitaria, uso del suelo y demás, otorgados por las autoridades del municipio de San Juan Teotihuacán y del Estado de México (y hasta federales, por tratarse de una transnacional).

Teresa Franco ha sido presidenta del Comité Mexicano de Ciencias Históricas, del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura; directora del Departamento de Historia de la Universidad Iberoamericana; de Estudios Históricos del INAH; en la Secretaría de Relaciones Exteriores fue directora de Cultura del Programa para las Comunidades Mexicanas en el Extranjero; directora general del Archivo Histórico; directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y hasta el día de hoy dirigió la Editorial México Interactivo.

Fuente: Proceso.com.mx / Foto: CONACULTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s