La casa de Tlaltecuhtli


Vista exterior del recinto que se construirá en honor de la diosa mexica de la Tierra, en la zona del Templo Mayor | Foto Cortesía del INAH

Ana Mónica Rodríguez

Periódico La Jornada
Jueves 9 de junio de 2011, p. 4

La construcción de la casa de Tlaltecuhtli, al pie del Templo Mayor, involucra el reordenamiento de la zona arqueológica y del espacio público que la circunda para disfrute “de las multitudes” que acuden a esa área del corazón del Centro Histórico, informa el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Como adelantó La Jornada en su edición del pasado 25 de abril, la edificación del nuevo museo en el predio Las Ajaracas permitirá un “paseo diferente e innovador” por el antiguo centro ceremonial mexica.

Así lo confirma a este diario el arquitecto Salvador Aceves García, coordinador del plan maestro, el cual comenzó a configurarse a finales de 2007. La primera fase se inició en diciembre de 2010: basado en el hallazgo de la monumental lápida mortuoria de Tlaltecuhtli.

“Teníamos una deuda y compromiso con este patrimonio que involucra a la zona arqueológica más importante de México.”

La gran escultura que representa a la deidad de la Tierra, sostuvo el funcionario, es una especie de droga que genera dependencia y emite una seducción difícil de vencer. “De hecho, las investigaciones que se realizan en el lugar en la búsqueda del tlatoani mexica podrían cambiar la concepción de la historia del México antiguo.”

El plan maestro de la Casa de Tlaltecuhtli y el reordenamiento del espacio público podría ejecutarse en un lapso total de cerca de cuatro años. En un primer balance, el INAH ha considerado una inversión de 120 millones de pesos.

Por facilitar circulación peatonal

Respecto de los trabajos que ya se observan en el predio Las Ajaracas, el coordinador del proyecto explicó: “La primera fase ya culminó y consistió en realizar las excavaciones para detectar posibles vestigios arqueológicos en ese lugar. Esto nos obligó a hacer algunas modificaciones, debido a que fueron halladas instalaciones hidráulicas e infraestructura que datan de la época virreinal y del porfiriato”.

Para este 2011, prosiguió Aceves García, se estima terminar la construcción del vestíbulo hundido –de cerca de 50 metros de longitud– que llevará a los visitantes a la casa de Tlaltecuhtli.

En unas láminas se observa que las próximas visitas serán algo parecido al recorrido que se realiza en la explanada que antecede al Museo Nacional de Antropología, pero con la gran diferencia de que el trayecto consistirá en bajar una rampa y caminar en el mismo nivel donde fue hallado y será recolocado el monolito.

Una tercera fase consiste en la protección de los vestigios del Templo Mayor y con esa finalidad serán sustituidas las techumbres que actualmente protegen a los monumentos por unos “más amistosos” que permitan su visibilidad; además, se harán modificaciones al recorrido dentro de la zona, así como en los andadores.

“Debe ser –prosigue Aceves García– una visita más amigable, en la cual el visitante observe a plenitud toda el área prehispánica, incluso el mismo transeúnte se sentirá incluido porque será colocada una barda de cristal en la periferia de la zona.”
En esta etapa también se extenderán los límites del actual museo de sitio para que crezca el área de exposiciones y sean reubicados, de manera simultánea, los servicios al público.

La cuarta fase del plan maestro incluye la apertura de las calles que han sido cerradas en años recientes, las cuales propician que el transeúnte tenga que rodear el Templo Mayor para llegar a las calles de Argentina o Guatemala y “cruzar forzosamente por el pasaje Catedral.

“Este cierre de calles que ocurrió debido a los trabajos arqueológicos constituye un impedimento a la circulación peatonal, razón por la cual se pretende reabrirlas y crear un paseo en torno al Templo Mayor, sin bardas ni rejas”, las cuales serán sustituidas por un límite perimetral de cristal templado.

“La viabilidad de este proyecto –subraya el arquitecto– no está sujeta a tiempos administrativos, porque en sí mismo ostenta una dinámica y una inercia que nadie detendrá.”

De forma paralela a la rehabilitación de la plaza Manuel Gamio y a la construcción del sitio que albergará de manera permanente a la diosa de la Tierra, los especialistas del INAH realizaron la investigación y registro arqueológico. A la par se concluyó con el retiro y reubicación de redes de infraestructura urbana y el reordenamiento de instalaciones.

“El plan maestro abarcará hasta el Zócalo y los trabajos realizados en el exterior de Palacio Nacional, porque ésta es una área que debemos ver como un conjunto indisoluble, la cual estará conectada a la zona arqueológica.”

Por tal razón, detalló Aceves García, “desde la puerta lateral de la Catedral Metropolitana habrá una escalinata que al descender llevará al visitante a un recorrido por el vestíbulo hundido hacia la Casa de Tlaltecuhtli, escultura que estará colocada en el mismo nivel de piso de la época del rey Ahuízotl”.

También las calles de Seminario y Licenciado Verdad serán intervenidas para mayor disfrute de la zona arqueológica, y con esta finalidad se construirá un mirador desde cuya altura se apreciará el trazo del antiguo centro ceremonial y sus vestigios.

Para la creación del plan maestro de la Casa de Tlaltecuhtli y el remozamiento de la plaza Gamio ha intervenido un comité consultivo, así como autoridades del Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco (como Francesco Bandarin), entre arquitectos, diseñadores, asesores y diversos especialistas, los cuales han colaborado para planeación del nuevo recinto.

La fachada de la Casa de Tlaltecuhtli será construida en acero “totalmente reversible” y en ese lugar serán resguardados, además del gran y colorido monolito de esa deidad, “todas las ofrendas que se han hallado durante las excavaciones”. La moderna casa de Tlaltecuhtli incluirá espacios para servicios complementarios al público y áreas administrativas.

En la actualidad, el monolito se encuentra en el vestíbulo del Museo de Sitio del Templo Mayor y, desde su hallazgo, el equipo del arqueólogo Leonardo López Luján realiza excavaciones en Las Ajaracas en busca de los restos de tlatoanis mexicas.

_______________________________________________

Ebrard solicita al INAH conocer el proyecto de la Casa de Tlaltecuhtli
“No nos oponemos a que la fachada se construya de acero”

Gabriela Romero Sánchez

Periódico La Jornada
Viernes 10 de junio de 2011, p. 7

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) solicitó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el proyecto para la construcción de la Casa de Tlaltecuhtli, al pie del Templo Mayor. “No nos oponemos por el hecho de que la fachada se construya en acero, pero sí nos gustaría conocer la versión final que realmente se va a trabajar, y cuáles serán los acabados”, aclaró el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubon.

Entrevistado luego de poner la primera piedra de la Casa de las Mujeres y de una alberca en Coyoacán, sobre la edificación del nuevo museo en el predio Las Ajaracas, Ebrard Casaubon remarcó que una vez que conozca el proyecto, el gobierno local emitirá su punto de vista arquitectónico y sobre los impactos que la obra generará en el Centro Histórico.

Aclaró que se tiene conocimiento de los trabajos que se realizan, pero “necesitamos conocer la versión final, si la fachada la van a hacer en acero, etcétera; no nos oponemos sólo por ese hecho, pero sí nos gustaría conocer la versión final”.
Ebrard Casaubon aseguró que el Gobierno del Distrito Federal ha tenido contacto con el INAH y estuvo en las excavaciones y del hallazgo que se hizo.

“Es muy importante para la historia de México, porque es el centro del universo en la cosmogonía azteca”, recordó.

El pasado 25 de abril, La Jornada adelantó la construcción del nuevo museo, el cual comenzó a planearse a finales de 2007. La primera fase arrancó en diciembre de 2010 con el hallazgo de la monumental lápida mortuoria de Tlaltecuhtli.

En su edición de este jueves La Jornada publica que la fachada de la Casa de Tlaltecuhtli será construida en acero “totalmente reversible”.

__________________________________

Carta para los diarios El Universal y La Jornada en torno a nota sobre la “Casa de Tlaltecuhtli”. (Firmada por Leonardo López Luján y otros)

A raíz de las declaraciones del arquitecto Salvador Aceves publicadas por El Universal y La Jornada el 9 de junio pasado y con relación al proyecto de un edificio para resguardar la escultura de la diosa Tlaltecuhtli, queremos aclarar lo siguiente:

  1. La prioridad debe ser la continuidad de los trabajos arqueológicos en el predio de las Ajaracas, ya que constituyen una oportunidad única e irrepetible para conocer un sitio de enorme trascendencia histórica. Hasta ahora, dichos trabajos han contado con el apoyo de la Dirección General, la Coordinación Nacional de Arqueología, y el Consejo de Arqueología del INAH, el cual ha aprobado en su momento los informes que se le han remitido sobre dichos trabajos. Debe considerarse también que aun esta pendiente la exploración del predio de la Casa de las Campanas, la cual deberá hacerse conforme a los protocolos científicos internacionales.
  2. En el año 2007; fuimos convocados por la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH a varias reuniones, en las cuales se pretendían establecer los criterios para la construcción de un edificio que resguardaría la escultura de Tlaltecuhtli y cuyo proyecto seria sometido a un concurso.
  3. Mucho tiempo después, se nos volvió a convocar para solicitar nuestra opinión respecto a un proyecto elaborado por el arquitecto Francisco Serrano.
  4. Como consecuencia de esa segunda convocatoria, elaboramos un documento en septiembre de 2009, en el cual presentamos una serie de señalamientos y recomendaciones de carácter arqueológico, de conservación y de museografía, los cuales implicarían una adecuación del proyecto del arquitecto Serrano. Hasta el momento, ignoramos si nuestras propuestas han sido tomadas en cuenta.
  5. En lo que toca al tema del aspecto visual de la fachada del inmueble proyectado, así como su integración con el entorno arquitectónico inmediato, consideramos que son las personas e instituciones especializadas en la materia, en particular el Consejo de Monumentos Históricos del INAH, quienes deberán opinar y pronunciarse al respecto.
  6. Por ultimo, e independientemente de las adecuaciones que se puedan realizar para un nuevo museo y un mejor acceso a la zona arqueológica del Templo Mayor y su Museo, consideramos que la ubicación actual de la escultura monumental de Tlaltecuhtli constituye un emplazamiento digno que favorece su conservación y permite apreciarla desde diferentes ángulos y alturas, lo que realza sur gran calidad artística.

*

3 comentarios en “La casa de Tlaltecuhtli

  1. Hubiera sido completa su nota publicando la carta con las aclaraciones de Matos Moctezuma, Lopez Lujan, Barrera sobre las aclaraciones de F. Aceves.
    Ellos insisten en que el predio de la Campana queda por excavar. No se debe opinar. Luego, ellos dieron su opinion en cuanto a arreglos para la exposicion, la conservacion y la valoracion del patrimonio ahi guardado.
    La carta completa (porque fue editada por La jornada y El Universal) esta disponible en nuestro blog

  2. El mundo está al revés… ahora es el gobierno de la Ciudad, el que cuestiona el impacto que un proyecto arquitectónico del INAH, tendrá sobre el contexto urbano del Centro Histórico. O peor aún, es el INAH quien hace propuestas arquitectónicas, a todas luces controvertidas (por decir lo menos), para un sitio patromonio de la humandad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s