Conquista contrafactual

Por Totochtli

(Aclaración: Este texto apareció originalemente en: totoblog | v.21 con fecha del 28 de octubre del 2008)

*

En el número más reciente de la revista Letras Libres, viene un texto de Federico Navarrete que siguiendo la línea temática de esta edición hace un ejercicio, para algunos ocioso, de historia contrafactual sobre la consquista de México a cargo del ejército español de Hernán Cortés. Pero debemos empezar por el principio, según Humberto Beck la historia contrafactual es…

…el ejercicio de imaginar escenarios alternativos que respondan a la pregunta “¿Qué hubiera pasado si…?” La historia contrafactual es, simultáneamente, un método de análisis historiográfico y un género de creación literaria. Opera en dos momentos. En el primero se identifica un punto de divergencia con la historia real (una bifurcación significativa, la supervivencia o muerte de un personaje, la derrota o victoria en una batalla crucial). En el segundo se realiza la reescritura de la historia de manera consecuente con los cambios introducidos por la divergencia.

Cuando leo esta defición, no puedo evitar traer a mi mente las discuciones que surgen en algunos sitios “mexicatuiahuis” de la red, en las que se preguntan una y otra vez (con deseos de encontrar y revertir las causas de nuestro desafortunado destino) que hubiera pasado si no nos conquistan los españoles, sin embargo siempre hay dentro de todos un dejo de resignación, tristeza y desesperanza al darse cuenta que por más que maldigan a la malinche (y veladamente no la bajen de puta), insulten a Cortés y tilden de fanántico y maricón a Moctezuma el tiempo no regresa, o peor aún, aunque se pudiera nada nos asegura que la cosas serían mejores.

Eso entiendo trata de decirnos Federico Navarrete en su texto, con optimismo plantea para beneplácito de todos los anti-invasores españoles (me incluyo, aunque más de los de hoy que de los de ayer) el fracaso de la expedición de Hernán Cortés a las costas de Yucatán y Veracruz, en la que son eliminados completamente. Así los nativos de estas tierras evitan la invasión europea y se convierten, gracias a las armas de fuego y caballos ahora conocidos, en una potencia prácticamente invensible en la región y en toda América. Pero finalmente como una maldición primigenia, la corrupción que pareciera (según el autor) ser parte de la genética del mexicano destruye las instituciones, vulnera la economía y nos pone en manos de las dinámicas históricas del extranjero, así pues la nueva Triple Alianza sucumbe ante la invasión inglesa, pero carcomida desde sus cimientos por contradicciones internas (mmm… ¿qué no es eso lo que dicen que pasó?.

Como ejercicio de necedad retórica, siempre digo que en la historia las cosas sólo cambian para estar igual, pero Federico lo cree más firmemente que yo, al tomar una ruta alternativa como lo marca el cánon de la historia contrafactual para llegar al mismo lugar en el que estamos ahora. No es un afán revolucionario ireal, ni mucho menos un nacionalismo mal entendido lo que me lleva a no estar de acuerdo con el desenlace del texto, más bien puntualizo la crítica implicita en él y me pregunto con toda la inocencia del mundo… ¿estábamos destinados a perder?

La verdadera historia del fracaso de la expedición ilegal de Hernán Cortés a Costa Indómita, en 1519, permaneció envuelta en el misterio durante varios siglos. Sólo conocíamos los testimonios de la expedición punitiva de Pánfilo de Narváez que en 1520 encontró los cráneos descarnados de varios centenares de rebeldes ensartados en hileras en una macabra estructura de madera, cerca de las ruinas de una efímera población, la villa que pretendió fundar el forajido Cortés en esas tierras ignotas y que llamó Veracruz. Los expedicionarios identificaron el cráneo del desafortunado capitán de la expedición y lo regresaron a Cuba ensartado en una pica, como correspondía a un traidor a la Corona. Incluso iniciaron el rumor de que Cortés y sus hombres, cegados por la ambición y la traición, se habían asesinado entre sí. Sin embargo, la mayor parte de los españoles creyó que habían sido los nativos del lugar quienes los exterminaron, de ahí que bautizaran a este sitio como Costa Indómita, cimentando una reputación de fiereza que sólo habría de crecer con los años. Por ello, el único legado duradero de esta insignificante expedición fue disuadir definitivamente a todos los temerarios que soñaban con penetrar hacia el interior de Costa Indómita, pese a los rumores de sus riquezas proverbiales.

Correspondió a Lord Cadbury, miembro de la Expedición Científica que visitó Costa Indómita en 1848, al año siguiente de la expedición militar británica encabezada por la Compañía de las Indias Occidentales que subyugó finalmente al poderoso imperio (o Triple Alianza Tlaxcala-Tenochtitlan-Tzintzuntzan), el honor de descubrir inequívocos testimonios históricos, en antiguos libros pictográficos, del ataque masivo que sufrió la expedición de Cortés al poco tiempo de desembarcar y que terminó con el exterminio de todos sus hombres. Dicha expedición militar fue encabezada por el capitán Cuitláhuac, quien unos años después sería artífice de la alianza de los mexicas con Tlaxcala y Tzintzuntzan y luego un longevo gobernante de Tenochtitlan, tras la muerte de Motecuhzoma en la primera epidemia de viruela, fechada ahora en 1528. Un detalle romántico, muy celebrado por Lord Cadbury en su clásica obra A History of the Civilizing Influence of the English on the Natives of the Brave Coast, es la ayuda clave que prestó para lograr la derrota de los españoles una mujer india de nombre Malintzin, que había sido brutalmente esclavizada por ellos y que tras ser liberada se convirtió en una de las esposas principales de Cuitláhuac.

Los mismos libros tenochcas también aclararon un misterio que las historias del efímero imperio español nunca pudieron dilucidar: ¿quién fue el primer expedicionario que proporcionó al nuevo imperio de Costa Indómita armas de fuego y caballos, a cambio de esclavos y oro, convirtiéndolo así en una potencia militar virtualmente invencible?

Unos historiadores acusaron al expedicionario floridense Nuño de Guzmán de haber sido el que inició este “infame trato“, mientras otros señalaban a los propios hombres de Pánfilo de Narváez como los iniciadores del lucrativo comercio. Más allá de esta disputa, sin embargo, ambas escuelas coincidían en que este tráfico humano, tan vana y repetidamente denunciado por el obispo de Santo Domingo, Bartolomé de las Casas, permitió prosperar rápidamente a los reinos españoles en América pero también terminó por provocar su temprana ruina.

Finalmente, aunque atractiva, la historia contrafactual al utilizar el verbo hubiera como plataforma de investigación, me recuerda lo que alguna vez alguien me dijo con afanes consoladores: “el hubiera es un verbo que se conjuga en tiempo pendejo“.

4 comentarios en “Conquista contrafactual

  1. No tiene nada que ver la historia ficción publicada por Navarrete, con la interpretación de Antonio Aimí sobre el mito del “retorno de Quetzatcoatl” y sobre los llamados “presagios” que supuestamente anuncian el fin del imperio colhua mexica y la conquista española de ese señorí. Y tampoco con los comentarios de Aimi acerca de la captura de Moctezuma.

    No entiendo porque Totochtli los liga

  2. “Ius gentium o jus gentium, el derecho de gentes, en un sentido restringido comprende las instituciones del derecho romano de las que pueden participar los extranjeros (peregrini), que tenían tratos con Roma y sus ciudadanos (cives)…”

    “En un sentido amplio, el derecho de gentes se trata de las reglas aplicables a todas las colonias y provincias romanas, …referida a las relaciones de Roma con estas (los tratados de paz o de alianza y las normas de la guerra), es decir, el equivalente al “derecho internacional” aunque no se puede hablar propiamente de tal, toda vez que en Roma no se conocía el concepto de Nación.” [Tampoco en el México Prehispánico]

    “A partir de Grocio se entiende por derecho de gentes la norma no escrita que regula las relaciones entre los Estados o las relaciones entre los ciudadanos de diferentes Estados, o sea, el derecho natural internacional.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_de_gentes)

    Por lo tanto, en el sentido (que entiendo) planteas el derecho internacional dentro de la política mexica, evidentemente no existía, ni la conocían. Sin embargo, sí tenían conceptos para las relaciones entre los diversos pueblos que interactuaban en el contexto mesoamericano. Sabemos también, de normas de comportamiento para la sociedad en general, algunas de estas expresadas en un texto denominado Hehuetlatolli.

    Prometo investigar un poco más acerca de la “política exterior” de los mexicas y subir un artículo en este blog a la brevedad.

    Saludos y gracias por leernos.

    1. Creo que se ahora a que te refieres con ilegal, y antes de seguir esta “discusión” le adjunto a los demás lectores el texto al que sospecho haces referencia. Es una nota de La Jornada, del 21 de mayo de 2010, donde aparece la noticia de las investigaciones y publicación de un libro, relativamente controversial, del italiano Antonio Aimi.

      Periódico La Jornada
      Viernes 21 de mayo de 2010, p. 5

      Milán. Medio siglo ha pasado desde que Miguel León-Portilla publicó un compendio de textos de la versión indígena de la conquista destinado a tener un éxito impresionante.

      A pesar de aquel primer gran paso, la versión oficial de la conquista ha quedado sustancialmente inalterada y los avances al respecto han sido tímidos, si se exceptúan los esfuerzos de una historiografía crítica que se mueve en favor de una contralectura.

      En esta línea, una de las posiciones más críticas es la del investigador italiano Antonio Aimi, quien en su libro La “verdadera” visión de los vencidos (publicado por la Universidad de Alicante) anuncia ya una valiente ruptura respecto del casi homónimo título de León-Portilla.

      Aimi considera que la historia negra de Moctezuma se debe, por un lado, a una elaboración de la casta sacerdotal hostil a él (y del linaje de Tlacaelel, que es la fuente de la Crónica X, es decir, Durán, Tezozómoc, etcétera) y, por el otro, a la transposición de Quetzalcóatl en Cortés, que para el italiano es pura invención del mismo capitán.

      El libro de Aimi, publicado en 2002, había sido escrito pensado para un público mexicano, pero la sola versión italiana limitó su difusión, hasta que el año pasado fue editado en castellano.

      En entrevista con La Jornada, Aimi expone su visión de los hechos gracias a un exhaustivo estudio científico centrado en las fuentes indígenas y en particular en el estudio de los presagios.

      Autocensura de informantes

      –¿Porqué el título tan “incómodo” de su libro?

      –Porque el libro de León-Portilla sí tuvo el enorme mérito de haber presentado el punto de vista de los “otros” y de difundirlo inclusive a escala internacional –cuando, en aquellos tiempos, los mexicas habían sido considerados siempre bárbaros y caníbales– tuvo a su vez un límite enorme: el ser simplemente una recopilación de textos tomados al pie de la letra, sin presentarlos críticamente; sin dar una mínima opinión.

      “En mi estudio, por tanto, he adoptado una metodología inédita: el examen de todos los presagios más importantes de la conquista que se encuentran en la Historia general de las cosas de la Nueva España, de Bernardino de Sahagún, y en otras fuentes mexicas.

      –Pero, ¿por qué propiamente los presagios?

      –Porque considero que los informantes de Sahagún eran víctimas de un proceso de autocensura que los llevaba a aceptar el punto de vista de los españoles. A mi parecer, los presagios logran escapar de la censura de los cronistas porque nadie los entendía, los consideraban sólo historietas sin relevancia.

      “Los he estudiado desde el punto de vista de la iconografía y he descubierto que el remitente no es Quetzalcóatl, sino Tezcatlipoca, quien envía al tlatoani una serie de advertencias para que corrija su mal comportamiento (claro, malo según la casta sacerdotal) antes de tener que castigarlo.”

      –¿Y al no corregirlo termina por pagar con su propia vida y con la destrucción de su pueblo?

      –En las fuentes, los presagios tienen un espacio desproporcionado, porque los aztecas necesitaban construir su explicación de la conquista: Moctezuma había quedado como la más completa negación de la figura del emperador recto, su trasgresión era la explicación de la derrota.

      “Sin embargo, comparto la idea de Michel Graulich, al sostener que el reino de Moctezuma había entrado en una tensión profunda con la casta sacerdotal, ya que el tlatoani quería reformar el imperio para transformarlo de confederación de estados a reino absolutista, como el de Luis XIV en Francia. La finalidad era contrarrestar los levantamientos de los pueblos sometidos, que debían pagarle tributo y que al final terminaban por destruir a la ciudad hegemónica, como pasó con Teotihuacán o Xochicalco, por ejemplo. Esto lo menciona explícitamente Durán en la Crónica X.”

      –¿Considera que Moctezuma fue mal gobernante?

      –No, por el contrario. Era un gran personaje y sería justo que México revisara su figura, que le erigiera algún monumento. Creo que lo que las fuentes presentan como errores de Moctezuma son el resultado de la parálisis de la política exterior azteca, es el reflejo de una fuerte ruptura interna en Tenochtitlán, pero no producto de su ineptitud.

      Invención de Cortés

      –¿Qué piensa de Cortés como rencarnación de Quetzalcóatl?

      –Quetzalcóatl era un dios de gran importancia para la cultura mexica, rico de múltiples simbologías, ninguna de las cuales, sin embargo, hace pensar mínimamente en el regreso de la Serpiente Emplumada.

      “Quetzalcóatl abandona Tula, se va al mar oriental y se tira en la hoguera para convertirse en Venus, como estrella de la noche, pero no tenía por qué regresar, nadie lo espera, nada similar está escrito en los textos prehispánicos. En el contexto de la historia circular propia del mundo mesoamericano, la historia puede repetirse pero nunca invertirse y, por tanto, la idea del regreso de Quetzalcóatl es ridícula.”

      –¿De donde viene entonces tal leyenda?

      –La considero una invención de Cortés, porque probablemente había escuchado rumores sobre la asociación de su persona a la de Quetzalcóatl, ya que cada uno de sus movimientos durante la conquista había increíblemente coincidido con fechas determinantes relativas al dios (llega en el año de Quetzalcóatl, entra en Tenochtitlán –según las fuentes mexicas– en el día de Quetzalcóatl, etcétera).

      “Cortés, además de gran criminal, fue también un genio de la antropología, porque al no leer el requerimiento enviado por la corona española (debido a su posición desaventajosa respecto de los mexicas) la conquista era ilegal. Moctezuma era un rey legítimo y no podía ser asesinado o hecho prisionero sin ninguna razón. Por tanto, en la Segunda Carta de Relación a Carlos V, Cortés inventa la historia de la devolución del imperio a cargo de Moctezuma, es una idea genial para legitimar sus acciones.

      “Moctezuma no fue capturado el 14 de noviembre, como afirma Cortés, sino el mismo 8 de noviembre, cuando entra a Tenochtitlán. En esto coinciden absolutamente todas las fuentes mexicas, es inexplicable que ningún historiador hasta el momento lo haya tomado en cuenta. El problema es que si se aceptaran las fuentes indígenas saltaría toda la historia oficial. De ser así, querría decir que el famoso discurso de Moctezuma a Cortés entregándole el imperio, sería pura invención. Ninguno de los antropólogos que conozco acepta como cierto el relato de Cortés.”

      Antonio Aimi es profesor de civilizaciones precolombinas en la Universidad de Milán (antonioaimi16@gmail.com), autor de una decena de libros, colaborador en revistas y periódicos especializados y curador de relevantes exposiciones en Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s