Archivo de la etiqueta: Cerro Tláloc

DE LA CASA #26: El sitio arqueológico más alto en Mesoamérica/ GAD.

num26

Por Gustavo

La investigación de alta montaña, siempre ha sido una de las más fascinantes y complicadas de realizar dentro de todos los campos de estudio y ramas en las que se divide la arqueología propiamente.

La región de Texcoco en el Estado de México, ha sido desde hace mucho tiempo: un área de estudio de esta disciplina debido a la abundancia de aspectos de carácter prehispánico, su posición geográfica y el tipo de clima que maneja; elementos que han servido no sólo para el asentamiento de las primeras culturas mesoamericanas, sino para la aparición de los primeros pobladores del continente americano hace más de diez mil años.

La arqueología de alta montaña en Texcoco, está encabezada por el arqueólogo del INAH: Víctor Hugo Arribalzaga, el cual, en diferentes temporadas de campo: ha dado constancia material de rituales efectuados en estos sitios por grupos de individuos antes de la llegada de los españoles, elementos que se asocian a un tipo de arquitectura única, un modelo de petro-grabado sobre roca bastante descriptivo y una gran cantidad de ofrendas, campamentos y artesanía que evoca el pensamiento religioso de aquellos tiempos.

En nuestro país, hay un dilema enorme al momento de definir: arqueología de baja, mediana o alta montaña, la definición más común para referirse a la alta montaña tiene que ver con aquella que se realiza a más de 3,900 metros sobre el nivel del mar (msnm), donde los grupos humanos realizaron un tipo de asentamiento o intervinieron en actos que tienen que ver con algún contexto social o enfoque ritual.

Gustavo 1

Representación del cerro punta Tláloc. Códice Borbónico, lámina 35.

Referido al sitio: aproximadamente en el año 900-950 d.C. Existió en el valle de México una gran sequía, los grupos toltecas que controlaban la mayor parte de la región subieron a estas montañas para construir adoratorios y dejar diversas ofrendas para pedir lluvia, las fuentes escritas narran que específicamente en el cerro conocido como “Poyahutla”, se realizaba un tipo de idolatría conocida como: “Huey Tozoztli o gran punzada”, (Llamada así porque el sacrificio consistía en sacarse sangre con puntas de maguey y sacrificar niños de manera solemne en honor a su Dios, culminando el rito en la parte baja hacia las orillas del lago de Texcoco con el sacrificio de otra niña justo en el remolino de Pantitlán).

Cuando los grupos chichimecas encabezados por “Xolotl” llegaron al valle de México, estos rituales que se hacían en la montaña “Poyahutla o punta Tlaloc”, se materializaron en Tlalocan y el espacio fue concebido como: “El lugar donde se fraguan las lluvias y las tormentas”, posteriormente se levantó un templo monumental para en la época Mexica, pero no desaparecieron los elementos teotihuacanos originales del lugar como los discos de mosaico que datan del periodo Tlamimilolpa (300-450 d.C.) Y que fueron encontrados en el sitio durante las primeras excavaciones arqueológicas formales hechas en el sitio para 1989 por los arqueólogos Richard Towsend y Alejandro Pastrana.

Gustavo 2Cima: Sitio arqueológico. Punta Tláloc, lado sur.

En 1957 los arqueólogos Charles Wicke y Fernando Horcasitas registraron en su informe la presencia de un fragmento de ídolo situado en el centro del complejo, pero hasta ahora: no se sabe nada sobre la existencia de ese posible monolito, dando cabida a la especulación sobre un posible robo que hasta ahora no ha dado respuesta respecto a su posible responsable.

El sitio al estar en lo más alto de una montaña, fue también concebido como un “Tetzacualco u observatorio astronómico”, esto según datos del investigador Stanislaw Iwaniszewski, el cual, en 1994 definió su estudio topográfico que empezó a realizar en la zona desde 1986, y pudo describir el fenómeno solar que sucede desde esa región sobre las cumbres del Pico de Orizaba y la Malinche entre los días siete y once de febrero que marcaba el arranque del año solar para los mexicas.

Gustavo 3

Gustavo 4Fenómeno solar descrito por: Stanislaw Iwaniszewski

Gustavo 5

Mapa de Stanislaw Iwaniszewski

En esta montaña sagrada, se han localizado más de 176 espacios que tienen que ver con algún aspecto prehispánico como: oquedades, pozas, pequeños basamentos y rocas excavadas, pero también se tienen registrados los vestigios de rituales contemporáneos hechos por las poblaciones rurales que habitan la zona conocidos como: “Graniceros”, los cuales, manifiestan su fe y adoración al Dios Tláloc cada tres de mayo mediante una ceremonia ritual que combina elementos ancestrales, con fundamentos propios del catolicismo y que aparecen mencionados como brujos en las notas de Fray Bernardino de Sahagún sobre la historia general de la Nueva España.

Es necesario referir este tema y reiterar el respeto que merecen estas tradiciones en nuestros sitios arqueológicos, pues resulta interesante analizar el aspecto antropológico de la gente para poder comprender el valor que tiene la figura del Dios Tláloc en el sincretismo de cada uno de los habitantes de la región y el mensaje de fervor que se está transmitiendo por sus pobladores de generación en generación.

Gustavo 6Grupo de Graniceros, ceremonia tres de mayo. Punta Tláloc.

El cerro conocido como: Punta Tláloc, es el templo ceremonial que está situado a mayor altura sobre el nivel del mar en Mesoamérica y probablemente del mundo, pues otras regiones como: Machu Pichu en Perú; situada a 3,400 msnm. No alcanza los 4,120 msnm que tiene de altura el cerro de Tláloc.

Actualmente, se están haciendo trabajos de restauración en los muros del templo y la calzada principal, se le ha dado mantenimiento al patio central del recinto y también se pudieron rescatar petro-grabados con forma de animales acuáticos o anfibios como: serpientes, tortugas, lagartos y ranas que seguramente fueron parte del arte escultórico que ataviaba la gran fortaleza que rodea este paisaje sagrado.

Gustavo 7Sitio arqueológico punta Tláloc: calzada principal

Se encontró también en la entrada, un croquis de la región que está grabado sobre un soporte de piedra que da una idea de cómo estaba dividido el lugar y algunos fragmentos de almenas que también sirvieron como decorado de la gran muralla que marcaba la frontera con los pueblos tlaxcaltecas.

Referido a este trabajo, la labor no ha sido fácil; el arqueólogo Arribalzaga se ha tenido que valer de un gran equipo de estudiosos, arqueólogos y trabajadores manuales para poder cuidar del sitio y crear caminos adecuados que conduzcan sin tanto problema a él, han establecido un campamento situado a 3,900 msnm y se han sobrepuesto a las diversas circunstancias institucionales y climatológicas para poder realizar una excavación arqueológica precisa en esa parte de la montaña.

Es por ello, que quiero por medio de este texto; felicitar al equipo que trabaja punta Tláloc por su enorme esfuerzo hecho hasta ahora en Texcoco, e invitarlos a que nos mantengan informados tanto a los periodistas como al público en general, sobre los resultados que generen las diversas temporadas de campo subsecuentes en esta región sagrada, pues resulta de mucha valía saber que tenemos este tipo de sitios en nuestro país y que en México sí se hace arqueología de alta montaña con una enorme pasión y calidad.

Gustavo 8Foto. Arqueólogo Víctor Arribalzaga.

___

ArKeopatías opera bajo una licencia Creative Commons, Atribución-NoComercial 2.5 México, por lo que agradecemos citar la fuente de este artículo como: Proyecto ArKeopatías./ “Textos de la casa #26″. México 2014. http://arkeopatias.wordpress.com/ en línea (fecha de consulta).

Proyecto Tláloc [video piloto]

Video desarrollado por algunos compañeros de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, que participan del proyecto de arqueología en alta montaña, en este caso en el Cerro Tláloc. Les agradecemos el compartirlo en este espacio.

Un día entre Mito, Fantasía y Naturaleza: El cerro Tláloc

Por Tolentino Sanjuán, Alicia Valentina [Sociología]

Alva Durán, Raúl [Arqueología]

Se trata del cerro Tláloc, ubicado entre los Estados de Puebla, Tlaxcala y México, es uno de los que integran lo que se conoce como la Sierra de Río Frío y cuenta con una altura de 4,125 metros sobre el nivel del mar.

La espera fue larga, se llevaban varios meses de planeación para esta visita, por fin es el mes de febrero, momento propicio para admirar el fenómeno visual que se presenta sólo dos veces al año, comúnmente llamado “la montaña fantasma” y es que pocos saben, que este volcán, lejos de ser uno más dentro de la cordillera, encierra todo un legado de conocimiento, leyendas, misticismo y tradiciones, siendo testigo y protagonista de el caminar del hombre desde la época prehispánica hasta nuestros días. Hoy como cada año comenzamos la caminata desde el poblado de Río Frío que se encuentra al pie de la carretera México- Puebla; el día es idóneo para subir ya que hay buen clima, no se observan nubes en el cielo que indiquen lluvia o tormenta de nieve, es algo inusual y tal vez no se deje ver la luminosa capa de nieve que decora la cima y su periferia en época invernal, aún así escalamos para ver el amanecer despejado que permita apreciar a la montaña fantasma. La dirección es hacia el cerro del Telapón, sabemos que debemos seguir la cañada que desemboca en una cascada, el camino será difícil, no hay trazos seguros, lo único que observamos por horas son las veredas que utiliza la gente de la región para transportar la leña que suben a cortar. Pese a que hay sol, el aire es sumamente frío y la tierra del camino está suelta por la falta de lluvias, lo que hace levantar polvaredas y estorbosas nubes de humo a cada paso; aun así, se siente la calma que brinda el paisaje compuesto de pinos y coníferas.

Se calcula caminar en ascenso un tiempo de aproximadamente seis horas, sin embargo el paisaje amerita detenerse para apreciar cada elemento que brinda la naturaleza del bosque. Llegamos a una cascada que tiene cuatro metros de altura aproximadamente, y que sirve como descanso para abastecer de agua a los visitantes. Estamos ya a la mitad del camino y hemos llegado al Valle de Tula, donde se forman manantiales que abastecen de agua potable a los poblados de la región, desde ahí ya se puede ver la cumbre del volcán, es momento oportuno de consumir las suficientes calorías que permitan continuar lo que es la parte más difícil del viaje, pues hay que subir la pendiente más inclinada del camino y donde se empieza a sentir la falta de oxígeno, ya que estamos a 3000 metros de altura, no hay ya coníferas, los pinos son distintos y en la superficie hay mayor cantidad de zacate, Comienza a oscurecer y esto indica que debemos apresurarnos para llegar al campamento, la luz de la luna llena es más que suficiente para encontrar el camino. Nos encontramos con la zona de muros que fueron formados por las coladas de lava de las erupciones del antiguo volcán, estamos a un kilómetro de distancia y a cincuenta metros de altura aproximadamente para llegar al campamento improvisado por los visitantes, después de rodear un poco localizamos un estrecho paso que nos da acceso a la parte superior de estas coladas que tiene entre 7 y 10 m de altura, se abren varios vallecitos ante nosotros y después de caminar 15 m  llegamos al campamento. En este se encuentran desde biólogos, geógrafos, arqueólogos, sociólogos y otras disciplinas; practicantes y amantes de la cultura prehispánica y quienes gustan del deporte extremo. Todos en conjunto y agotados al encontrar el asentamiento para pernoctar, arman las tiendas de campaña y encienden fogatas, preparan algunos alimentos y bebidas calientes para mitigar un poco el frío extremo que se siente en la montaña. Animados por el calor, comienzan las narraciones y leyendas históricas que envuelven de misticismo a este lugar: es el milenario cerro del Tláloc, lugar que utilizaron los pueblos hablantes de la lengua náhuatl, para celebrar el inicio de lo que esperan será un buen año, la ceremonia y ofrendas son para los dioses del agua Tláloc y Chalchitlicue, y a sus ayudantes los Tlaloques, la ceremonia, según narraciones de Fray Diego Durán y Sahagún, consistían en subir a los infantes “más llorones” , para sacrificio a los dioses, pues mientras más fuera su llanto, mayor agua habría en la época de lluvias y por lo tanto mejores y abundantes cosechas les serían dadas; era pues la nobleza y los sacerdotes de cada uno de los pueblos que habitaban los alrededores los que subían a este lugar, ya estando en la cima se dirigían al templo dedicado a éstos dioses, el cual era especialmente adornado con plantas para representar lo que ellos creían que era el Tlálocan, es decir uno de los nueve paraísos que creían que existían, éste era regido por Tláloc, Los indicados para hacer las ofrendas eran los Tlatoanis, comenzando por el gobernante del imperio mexica, quien coronaba con sus ofrendas la cabeza del gran monolito negro, en el que estaba esculpida la imagen del dios Tláloc; seguido por el de Texcoco, quien adornaba el cuello del dios, luego el de Culhuacán, Xochimilco y todos los gobernantes de la región incluyendo a los del señorío de Tlaxcala. La sangre de los niños sacrificados se utilizaba para rosear las imágenes de los dioses, además de las representaciones de cada uno de los volcanes y cerros que lo rodean. Avanza la noche y con ella uno a uno de los visitantes se retira a descansar, es momento de reposar un poco para recuperar las suficientes fuerzas e iniciar antes de los primeros rayos del sol, lo que será la última etapa para llegar al templo, es un recorrido de media hora entre zacate y rocas. Dadas las cinco de la mañana emprendemos la marcha, la vista se torna espectacular, pues se observa sobre la planicie de zacate la sombra de uno que otro pino que genera la luz de la luna llena y las estrellas, las cuales también nos sirven para iluminar los tramos rocosos que hay que atravesar para llegar a la cima.

Estamos al pie de una vereda rodeado por dos largas líneas de piedras, se trata de los restos de los dos muros que delimitaban la calzada de 152 metros de largo y que describen los cronistas e investigadores que han visitado este lugar, al final hay dos grandes estructuras rectangulares, una dentro de la otra, es el gran templo del dios Tláloc, considerado la estructura ceremonial más grande del México prehispánico en los volcanes.

Comienza a clarear el día que trae consigo la vista del paisaje, hacia el sur está la Iztaccihuatl y el Popocatépetl, hacia el oeste la Ciudad de México y al fondo en el horizonte el Ajusco y el Nevado de Toluca, hacia el norte el gran valle de Teotihuacan y hacia el este el fenómeno de la montaña fantasma. Ya todos colocados en las partes más altas del templo, observamos la salida del sol, la cual en este año sale hacia la derecha del pico más alto, que corresponde a lo que es la Malinche, la montaña es un fenómeno, una ilusión que hace parecer una sola al Cofre de Perote, al Pico de Orizaba y a la Sierra Negra, localizadas en el Estado de Veracruz y a la Malinche en el Estado de Tlaxcala y Puebla, la cual abarca la mayor parte del paisaje provocado por la salida del sol en esa dirección; transcurridos algunos minutos, ya que se separa el sol de la cumbre de la montaña, se observa la sombra del monte Tláloc, sobre la Ciudad de México.

Hacemos entonces conciencia y reflexión a cerca de las narraciones del cronista Alva Ixtlilxóchitl que nos refiere a este punto, desde el cual el caudillo de los chichimecas Xóloc, a la caída de Tula observó y planeó la dominación y conquista de lo que rodeó alguna vez este lugar; su hijo Nopaltzin, al igual que él, subió este lugar, para desde aquí apropiarse de la región que ahora se denomina Valle de Chalco, según nos dice el mito.

Para este momento ya salió el sol en su totalidad, lo cual aprovechamos para sacudir un poco el cansancio; y reposar mientras los rayos iluminan y generan una gama de colores en el horizonte, nadie repara en la caminata y el clima helado, pues bien ha valido la pena el viaje que nos permitió conocer uno de los tantos majestuosos rincones de México.